Martes, 25 de Mayo de 2010

España retrasa prohibición de fumar en espacios cerrados al 2011

Reuters ·25/05/2010 - 14:49h

La reforma de la ley antitabaco que prohibirá fumar en los lugares públicos cerrados probablemente entre en vigor en el 2011, dijo el martes la ministra de Salud y Política Social, Trinidad Jiménez, un año después de lo previsto.

La modificación de la Ley de Medidas Sanitarias frente al tabaquismo se realizará mediante un proyecto de ley que el bloque socialista presentará en el Congreso a principios de junio y que se debatirá en el plenario a finales de ese mes.

"Todo lleva a que en el año 2011, principios del 2011, esto razonablemente tendría que estar aprobado y solventado", dijo la ministra en un acto de presentación del Barómetro Sanitario 2009 en la sede del ministerio en Madrid.

Jiménez matizó que los plazos dependerán del debate parlamentario, pero indicó que "no hay ningún escollo especial, todos los grupos han mostrado su disposición a hacer el cambio".

"Estamos hablando de una reforma de salud pública (...) El tabaquismo causa 161 muertes al día", aseguró la ministra.

"Cualquier responsable sanitario, empezando por la propia ministra de Salud, no puede quedarse indiferente ante un dato de estas características. El tabaquismo es la primera causa de muerte vital en el mundo", agregó.

A finales del año pasado, Jiménez indicó que la prohibición de fumar en espacios públicos, locales de ocio y restaurantes tendría lugar en el 2010, señalando que la sociedad española estaba "madura" para aceptar ese paso.

Pero la medida se ha encontrado con una fuerte oposición del sector de la hostelería, temeroso de las posibles pérdidas económicas que podría generar en un momento de fuerte crisis.

"Los índices de nicotina en saliva y los datos que presentan los estudios que hemos realizado a los trabajadores del sector de la hostelería son terribles, son inaceptables, y las causas de muerte por tabaquismo pasivo son inaceptables", dijo Jiménez.

APOYO ENTRE LOS ESPAÑOLES

Según los datos del Barómetro Sanitario, un 47,4 por ciento de los españoles se muestran mucho o bastante de acuerdo con la idea de endurecer la actual ley, que entró en vigor en el 2006 y prohibió fumar en los centros de trabajo y demás locales públicos de más de 100 metros cuadrados.

Esta cifra supera sólo por tres puntos a los que están poco o nada de acuerdo con endurecerla, pero supone un cambio muy notable respecto a los datos de la misma encuesta hace tres años. Entonces, un 56,1 por ciento estaba poco o nada de acuerdo con modificarla y sólo un 34 por ciento estaba a favor.

Este cambio de tendencia se ha producido en otras preguntas que se han hecho sobre el tema. Por ejemplo, casi un 58 por ciento está poco o nada de acuerdo con que la mayoría de los fumadores respeta la ley, diez puntos más que hace tres años.

La Federación Española de Hostelería aseguró que la prohibición total sería la ruina del sector, y vaticinó un descenso de las ventas del 7 por ciento en los restaurantes, entre un 10 y un 15 por ciento en bares y cafeterías y más del 15 por ciento en los locales de ocio nocturno.

Fuentes del sector argumentaron que muchos fumadores se quedarían en casa o buscarían otras alternativas de salida, y añadieron que la propuesta se produce en el momento más difícil en los últimos 15 años. Desde que estalló la crisis hace dos años, cayó la cantidad de negocios en un 10 por ciento.

En cambio, el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo afirmó que la experiencia de otros países donde se han aplicado prohibiciones similares no ha resultado negativa para la hostelería. Incluso sostuvo que puede ser una oportunidad y puede generar una tendencia positiva.

La mayoría de los países de la Unión Europea tienen en vigor prohibiciones sobre el tabaco en lugares públicos y medios de transporte, aunque con distintos grados de severidad.

Entre los más estrictos están Irlanda, Italia, Francia y Reino Unido, en los que no se puede fumar en ningún recinto cerrado.