Martes, 25 de Mayo de 2010

El uso de anticonceptivos en la primera relación evita embarazos

Reuters ·25/05/2010 - 14:26h

Las adolescentes tienen un riesgo hasta seis veces mayor de quedarse embarazadas si no utilizan anticonceptivos o los usan después de la primera relación, según un estudio publicado el martes por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Complutense de Madrid.

es decir, distinto del preservativo, el DIU, el diafragma o los métodos hormonales - multiplica por más de cuatro el riesgo de embarazo precoz, algo que determina a las adolescentes en más aspectos de su vida.

"El embarazo adolescente es una cosa transversal y que no hay un determinante de tipo social que podamos considerar determinante del embarazo adolescente. El uso de anticonceptivos en las primeras relaciones ha sido un factor explicativo de ese embarazo", explicó la directora del informe Margarita Delgado en la presentación del mismo.

El estudio "Maternidad adolescente en España" abarca un gran espectro de mujeres de varias generaciones, y determina que las adolescentes que se quedan embarazadas se emancipan y forman pareja antes que sus coetáneas, aunque también tienen un mayor índice de ruptura sentimental.

Estas jóvenes acortan sus estudios y tienen una incorporación al mercado laboral más tardía y de menor intensidad que otras mujeres de su edad, con un menor porcentaje de empleos estables, según el estudio, ya que en apenas cinco años viven las experiencias que otras mujeres reparten a lo largo de una década.

de 25 años, en los casos más antiguos, a 18 - y se ha acortado la edad de inicio en el uso de los anticonceptivos, explica el estudio.

El desfase entre el inicio de la actividad sexual y el uso de anticonceptivos se ha reducido desde los 3,8 años de diferencia en las mujeres de entre 50 y 54 años y 0,7 años en el caso de las que tienen entre 30 y 34.

"El descenso en la edad de inicio de la actividad sexual ha llevado consigo, lógicamente, un aumento del número de mujeres con posibilidades de quedar embarazadas durante la adolescencia", dice el estudio.

"Sin embargo, comparando en cada generación el porcentaje de embarazos entre las mujeres que tuvieron su primera relación sexual antes de los 20 años, se aprecia una clara tendencia a la baja. Así, mientras que entre las cohortes de mujeres nacidas en 1941-1945 se llegó a un 60% de embarazos adolescentes, entre las últimas analizadas (1981-1985) ha sido del 10,7%", agrega.

Menos de una cuarta parte de las mujeres españolas nacidas antes de 1951 habían tenido su primera relación sexual al llegar a los 20 años. En las nacidas entre 1976 y 1980 el porcentaje asciende al 73%, y sube al 86% en el caso de las que nacieron entre 1981 y 1985.

LEY DEL ABORTO

Mientras se conocen los datos de este estudio, el Gobierno confirmó las noticias sobre el último borrador del desarrollo reglamentario de la nueva ley del aborto, en el que se estipula que las adolescentes de 16 y 17 años tendrán que presentar un documento que acredite que uno de sus progenitores está al tanto de su decisión de abortar. Bastaría con una carta firmada y una fotocopia del DNI.

Si alega que comunicar a sus padres su intención de abortar le supone un riesgo de violencia o coacciones, será el médico el que decida en última instancia.

"Desde el punto de vista del acto jurídico, una joven con 16 ó 17 años, puede por sí misma expresar ese temor, esa coacción. (...) ante el médico al que acuda", dijo la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez.

"Pero el médico puede, porque no le baste con la declaración del menor o tenga alguna duda, acudir a un informe de un psicólogo o trabajador social (para) pedirle un informe donde se acredite que efectivamente existe ese temor de la joven a sufrir violencia intrafamiliar o algún tipo de coacción", explicó.

Este desarrollo reglamentario tendrá que estar terminado antes del 5 de julio, que es cuando entra en vigor la reforma de la ley.