Martes, 25 de Mayo de 2010

Menos bebidas endulzadas podrían bajar presión arterial: estudio

Reuters ·25/05/2010 - 14:01h

Por Julie Steenhuysen

Tomar menos bebidas endulzadas podría ayudar a bajar la presión arterial, dijeron investigadores estadounidenses, en un hallazgo que se suma a crecientes evidencias que apoyan la reducción del consumo de refrescos azucarados.

El equipo halló que las personas con sobrepeso y presión alta que bebían una bebida menos por día registraban una disminución significativa en su presión arterial en 18 meses.

Para la mayoría de los estadounidenses, esto implica reducir a la mitad su consumo de refrescos.

"Hallamos que si se baja el consumo de bebidas azucaradas, se podría ayudar a bajar la presión arterial", dijo la doctora Liwei Chen, del Centro de Ciencias de la Salud de la Luisiana State University, cuyo estudio apareció en la revista Circulation.

"Si se consumen dos porciones menos, probablemente se bajará aún más la presión arterial", sostuvo Chen en una entrevista telefónica.

El estudio se suma a los argumentos en contra del alto consumo de bebidas endulzadas, mientras la nueva reforma de salud aprobada por el Congreso cambia el foco de la nación para hallar modos de prevenir y tratar la enfermedad.

Comer demasiado azúcar no sólo hace subir de peso, sino que es un factor clave en la diabetes, la enfermedad cardíaca y el accidente cerebrovascular (ACV), de acuerdo a la Asociación Estadounidense del Corazón.

Varios estados, incluyendo Nueva York y California, están considerando cobrar un impuesto a las bebidas endulzadas para enfrentar el costo de tratar las enfermedades relacionadas a la obesidad.

Un reporte del Instituto de Medicina de Estados Unidos declaró en febrero que la hipertensión es una "enfermedad ignorada" en el país y causa una de cada seis muertes, además de generar 73.000 millones de dólares en gastos en salud.

El estudio de Chen analizó específicamente el efecto del consumo de azúcar en la presión. El equipo usó datos de 810 adultos de entre 25 y 79 años con hipertensión en el límite (lecturas entre 120/80 y 139/89) e hipertensión en la etapa I (lecturas de 140/90 y 159/99).

Luego de 18 meses, los pacientes habían reducido el consumo en media porción y tanto la presión sistólica -el nivel máximo cuando el corazón late- como la diastólica -el nivel mínimo entre los latidos- habían caído significativamente.

Según Chen, los adultos estadounidenses toman un promedio de 2,3 porciones de bebidas endulzadas por día.

La Asociación Estadounidense de Bebidas argumenta que los refrescos azucarados no amenazan a la salud y no son el único factor de riesgo de la obesidad o la enfermedad cardíaca.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad