Martes, 25 de Mayo de 2010

Muere el noveno empleado de Foxconn al caer de un edificio

Reuters ·25/05/2010 - 10:25h

Un empleado de la firma tecnológica Foxconn falleció el martes tras caer desde un edificio en la ciudad de Shenzhen, en el sur de China, informaron medios estatales, en la novena muerte de este tipo en el complejo manufacturero de la firma en lo que va de año.

Otros dos trabajadores han sobrevivido a caídas similares en el amplio centro manufacturero de la firma, entre cuyos clientes están Apple y Sony Ericsson.

La compañía no respondió inmediatamente a las llamadas telefónicas y correos electrónicos que buscaban comentarios sobre la última muerte, apenas cuatro días después de que un hombre de 21 años falleciera de manera similar.

El hombre que cayó el martes era un adolescente graduado de una escuela vocacional de la región central de China que trabajaba en la planta desde hace un mes y medio, informó la agencia oficial Xinhua.

La policía está investigando si la muerte fue un suicidio o accidente, pero Xinhua hizo notar que algunas fuentes dijeron que el hombre dejó una nota suicida, pidiendo disculpas a su padre.

"Esta realmente es una crisis de relaciones públicas para Foxconn", dijo Jenny Lai, una analista de CLSA en Taipei. "La clave ahora es que la compañía se manifieste y asegure a sus clientes que aplicó un sistema que garantizará que cualquier nuevo caso sea mínimo en gravedad", agregó.

El jefe de policía de Shenzhen encabeza una investigación que busca esclarecer las caídas anteriores, informó previamente Xinhua.

Foxconn tiene 420.000 empleados que trabajan en Shenzhen, según datos facilitados anteriormente por la agencia este mes, la mayoría de ellos de menos de 30 años de edad.

La unidad de la taiwanesa Hon Hai Precision Industry ha sido blanco de críticas de grupos sindicales por sus condiciones de trabajo tras una serie de aparentes suicidios.

El presidente de Hon Hai, Terry Gou, defendió el lunes a la firma y sus condiciones de trabajo en un foro empresarial.

"Creo que no somos una fábrica donde se explota a los empleados (...) un equipo de 900.000 trabajadores es difícil de manejar, hay mucho que hacer a diario, pero confío que podremos estabilizar la situación rápidamente", manifestó Gou según mostraron imágenes de la televisión local.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad