Lunes, 24 de Mayo de 2010

La policía patrulla la capital de Jamaica tras la ola de violencia

Reuters ·24/05/2010 - 18:57h

Policías fuertemente armados patrullaban el lunes la capital jamaicana, después de que al menos tres personas murieran en un brote de violencia que se atribuye a aliados de un supuesto capo del narcotráfico que se enfrenta a la extradición a Estados Unidos.

El Gobierno declaró el domingo el estado de emergencia en algunas zonas de la capital Kingston y St. Andrew, mientras el primer ministro jamaicano, Bruce Golding, prometía medidas "fuertes y decisivas" para restaurar el orden.

"Debemos enfrentarnos a este elemento criminal con determinación y resolución absoluta", declaró Golding.

El estado de emergencia limitado en Jamaica, un popular destino turístico del Caribe, abarcó varios distritos de la capital en los que hombres armados abrieron fuego el domingo contra cinco comisarías de policía.

Según representantes de las fuerzas de seguridad, al menos dos policías y un civil murieron y otros siete policías resultaron heridos en los ataques, que se vieron acompañados de noticias esporádicas de saqueos y robos de coches.

Se sospecha que los atacantes eran aliados de Christopher "Dudus" Coke. El Gobierno le ha instado a rendirse y someterse a una petición judicial estadounidense para su extradición por cargos de tráfico de cocaína y armas.

La fiscalía estadounidense ha descrito a Coke como líder de la banda "Shower Posse", que asesinó a cientos de personas acribillándolas durante las guerras de cocaína de los años 80.

Agentes de policías fuertemente armados patrullaban el lunes las calles cercanas a los Jardines Tivoli, en el oeste de Kingston, donde se cree que se esconde Coke, blandiendo rifles automáticos de asalto desde la parte posterior de sus vehículos.

"CAPITAL DE ASESINATOS"

Muchas calles habitualmente animadas se encontraban desiertas el lunes mientras el país celebraba la fiesta nacional del Día del Trabajo y motoristas y peatones se mantenían alejados de los puntos problemáticos.

El Departamento de Estado estadounidense emitió una advertencia de viaje por violencia en Kingston antes del fin de semana, mientras las tensiones iban subiendo de tono después de que Golding dijera que había comenzado los procedimientos para extraditar a Coke.

En su discurso a la nación del domingo, Golding dijo que el estado de emergencia se mantendrá durante un mes y que demostrará que Jamaica es "una tierra de paz, orden y seguridad" donde no se tolerará la violencia de bandas.

"Éste será un punto de inflexión para nosotros como nación para confrontar los poderes del mal que han penalizado a la sociedad y nos valieron la nada envidiable etiqueta de una de las capitales de los asesinatos del mundo", indicó Golding.

La extradición de Coke a Estados Unidos se había pedido en agosto de 2009, pero en un principio Jamaica se negó, alimentando las tensiones bilaterales al afirmar que las pruebas contra Coke se habían obtenido con grabaciones ilegales de conversaciones telefónicas.

En su informe anual de estrategia de control de narcóticos, publicado en marzo, el Departamento de Estado estadounidense dijo que las conocidas relaciones de Coke con el partido gobernante de Jamaica remarcaban "la posible profundidad de la corrupción en el Gobierno".