Lunes, 24 de Mayo de 2010

Londres decreta el primer recorte en el gasto público

Anuncia un ahorro de 7.200 millones de euros para calmar a los mercados

IÑIGO SÁENZ DE UGARTE ·24/05/2010 - 20:53h

“Es un primer paso, pero confío en que sólo tengamos que usar un bisturí en vez de una motosierra”. El liberal David Laws, número dos del Ministerio de Hacienda, describió de esta forma tan gráfica el primer recorte del gasto público anunciado por el nuevo Gobierno británico. En su línea, los economistas de la City fueron menos diplomáticos. Para ellos, esto sólo es “la punta del iceberg”.

El recorte no es muy grande, aunque tendrá consecuencias dolorosas: 6.243 millones de libras (7.266 millones de euros). 500 de esos millones ahorrados se reinvertirán en otras partidas. La cantidad resultante supone menos del 1% de todo el gasto público.

En términos relativos, los departamentos más afectados son los de Empresas, similar al de Industria español (836 millones), Administraciones Locales (780 millones), Transportes (683), y Educación (670).

Los gobiernos de Escocia, Gales y Ulster tendrán 704 millones menos. Como ya han aprobado sus presupuestos, podrán retrasar los ahorros al próximo ejercicio.

Se salva la sanidad, defensa y la ayuda al subdesarrollo. Lo que se deje de gastar en estos ministerios se volverá a invertir en los mismos.

El ministro de Hacienda, el conservador George Osborne, dijo que los recortes son imprescindibles para afrontar un déficit que este ejercicio alcanzará al menos los 156.000 millones de libras.

“El Gobierno gasta más en el pago de intereses de la deuda que en defensa o transporte”, dijo Osborne. “Y si no se hace nada pronto superará al gasto de educación”.

El mensaje

El recorte de ayer es fundamentalmente un mensaje a los mercados y las agencias de calificación para que no degraden el nivel de la deuda británica. Eso no quiere decir que no vaya a tener consecuencias negativas.

Se congela la contratación de funcionarios, que además se enfrentan a descensos de salarios. Los Ayuntamientos van a recibir mucho menos dinero y tendrán que recortar servicios sociales.

Queda eliminado el Child Trust Fund, una aportación de 250 libras (291 euros) para que los padres inicien un fondo de inversión a nombre de su hijo.

Osborne y Laws no quisieron dar una cifra sobre los puestos de trabajo que se perderán. Las primeras estimaciones independientes señalan que puede haber un recorte de 30.000 empleos en el sector público. Además, el Gobierno se ahorra 320 millones en programas de fomento del empleo.

¿Aumenta este recorte el riesgo de que el Reino Unido vuelva a caer en la recesión? Eso es lo que piensa David Blanchflower, ex miembro del comité monetario del Banco de Inglaterra: “Al hacerse menor el crecimiento, se necesitarán más recortes, lo que a su vez reducirá aún más el crecimiento. Esto puede empujarnos a una espiral de efectos letales”.

El ex ministro de Hacienda Alistair Darling dijo que la medida “perjudicará a las empresas y traerá menos empleos para los jóvenes”. La patronal está satisfecha y espera más recortes en el futuro. Los sindicatos los han rechazado y advierten que causarán “un aumento del paro similar a los años de Thatcher”.