Lunes, 24 de Mayo de 2010

Berlusconi dice haber cerrado un acuerdo justo de divorcio

Reuters ·24/05/2010 - 18:03h

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha alcanzado un acuerdo justo de separación con su esposa Veronica, que recibirá una pensión de 300.000 euros al mes, según dijo en una entrevista para un libro.

Veronica Lario pidió el divorcio hace un año después de acusar al líder conservador, de 73 años, de haber tenido relaciones con una chica de 17 años.

En un principio, Lario había pedido una pensión mensual de 3,5 millones de euros, pero redujo sus demandas después de que Berlusconi aceptara que ella se quedara con una lujosa villa cercana a Milán y pagar a los 20 empleados de la casa.

Según extractos que se han publicado de una entrevista realizada para un libro que llegará esta semana a las tiendas, el primer ministro dijo estar triste por el divorcio pero que los términos eran justos.

"Veronica es una mujer cuidadosa con el dinero, y todo su patrimonio (100 millones de euros) irá a nuestros hijos", dijo.

Su ex mujer, de 53 años, anunció en mayo pasado en los medios su intención de iniciar los trámites del divorcio, después de que se supiera que el multimillonario magnate convertido en político había asistido a la fiesta de 18 cumpleaños de una aspirante a modelo en Nápoles.

Lario dijo que ya no podía permanecer con un hombre que "frecuentaba a menores".

Berlusconi negó reiteradamente haber tenido relaciones con la chica de Nápoles, pero después se vio envuelto en otro escándalo cuando una prostituta de lujo dijo haberse acostado con él y que le habían pagado para asistir a fiestas en su residencia de Roma. Berlusconi dice que nunca ha pagado por sexo.

De acuerdo con la ley italiana, los trámites del divorcio sólo pueden empezar tres años después de la separación legal.

No se conocen los detalles del acuerdo en torno a los tres hijos de la pareja, que tienen 25, 23 y 21 años, o su posible papel en el futuro dentro del imperio empresarial de Berlusconi.

El primer ministro, el segundo hombre más rico de Italia, tiene otros dos hijos de su primer matrimonio, y ambos tienen cargos de peso en su imperio mediático.

Su hijo Piersilvio es vicepresidente de la cadena Mediaset, mientras que su hija Marina preside la empresa Fininvest y la filial editorial Mondadori.