Lunes, 24 de Mayo de 2010

¿Aburrida o preciosa? La ganadora de Cannes divide a la crítica

Reuters ·24/05/2010 - 10:29h

Sin suficientes películas buenas, demasiadas pocas estrellas y una elección de cinta ganadora que dejó a muchos desconcertados, es poco probable que el festival de cine de Cannes 2010 sea recordado como un clásico.

La película tailandesa "Lung Boonmee raluek chat" (El tío Boonme que puede recordar las vidas pasadas), una de las 19 en competición, se llevó la codiciada Palma de Oro a la mejor película, para deleite de algunos críticos, pero para indignación de otros.

"'Tío Boonmee', Palma de Aburrimiento" fue el titular el lunes del diario francés Le Figaro, que calificó el análisis a paso lento de la reencarnación por parte del director tailandés Apichatpong Weerasethakul de "aburrida, incomprensible y alucinatoria".

El italiano Corriere della Serra dijo que era "imperdonable" que el jurado de Cannes presidido por Tim Burton hubiera dejado fuera al favorito Mike Leigh y su película "Another Year", pero el británico Guardian calificó a la cinta ganadora de "líricamente preciosa".

La película, que pasa de una conversación en el comedor con el fantasma de la mujer fallecida de Boonmee y el espíritu cubierto de pelo y ojos rojos de su hijo a un encuentro extático entre un pez parlante y una princesa desfigurada, es desde luego peculiar.

Burton dijo que eligió a Weerasethakul, que casi no llega a Cannes por los disturbios de Tailandia, por estar tan lejos del cine comercial, lo que subraya cómo el festival se enorgullece de descubrir películas que de otra forma tendrían dificultades para llegar al público.

"El mundo es cada vez más pequeño y las películas se occidentalizan o hollywoodizan, y esta es una película que sentí que estaba viendo desde otro país, desde otra perspectiva".

"Des dieux et des hommes", del cineasta francés Xavier Beauvois, se llevó el segundo premio y habría sido un ganador popular.

El meditativo relato del asesinato de siete monjes trapenses atrapados en medio de disturbios civiles en Argelia durante la década de 1990 había sido elogiada de forma casi universal por su contenido análisis de la fe, el coraje y la tolerancia religiosa.

CANNES TRANQUILO

Los premios pusieron fin a 12 agitados días de proyecciones y fiestas en la Riviera Francesa, donde la incertidumbre económica, la falta de grandes estrellas y demasiadas pocas películas que generaran verdadero jaleo mermaron las emociones en el festival.

Sufrió en comparación con 2009, cuando el "Anticristo" de Lars von Trier, el drama carcelario "Un profeta" y la ganadora de la Palma de Oro "La cinta blanca", de Michael Haneke, hicieron un Cannes memorable.

No hubo verdaderas sorpresas este año en las categorías de actor y actriz.

La francesa Juliette Binoche ganó por su actuación en la cinta "Certified Copy" del director iraní Abbas Kiarostami. Aprovechó su discurso de aceptación para atacar al Gobierno iraní por encarcelar a otro cineasta, Jafar Panahi.

La categoría de mejor actor fue compartida por el español Javier Bardem, por "Biutiful", y el italiano Elio Germano por "La nostra vita". Ambos interpretan a hombres atormentados que tratan de superar las presiones de la paternidad, uno de los principales temas de este año.

El francés Mathieu Amalric ganó el galardón al mejor director por "Tournée", mientras que "Un homme qui crie", del chadiano Mahamat-Saleh Haroun, ganó el premio del jurado. La coreana "Poetry", dirigida y escrita por Lee Chang-dong, fue elegida mejor guión.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad