Lunes, 24 de Mayo de 2010

"Ahora es el presidente el que nos necesita a nosotros"

Los alcaldes socialistas se muestran resueltos a dar la cara por el Gobierno

G. L. A. ·24/05/2010 - 01:00h

Ahora es él el que nos necesita a nosotros". Este comentario entre dos mujeres que asistieron al mitin de Elche resume el ánimo de los cargos municipales y militantes socialistas tras haber escuchado a Zapatero, interrumpido al grito de "¡Ahí estás tú, valiente!", cuando argumentó su responsabilidad de actuar pensando únicamente en el interés colectivo de España.

El PSOE congregó hasta 5.000 personas, según sus cálculos, para arropar a su líder en uno de los trances más difícil desde que, como él mismo recordó, asumió el liderazgo del partido hace casi diez años se cumplen en julio. Y el presidente del Gobierno, según personas que estuvieron cerca de él, salió reconfortado. Pero no sólo él. También su auditorio. Los alcaldes, concejales y militantes necesitaban como agua de mayo un acto de autoafirmación como el de ayer. Salieron dispuestos a la batalla y pertrechados de argumentos, según comentaban en los corrillos al término del mitin.

"Si no supieran que es un valor electoral, le dejarían en paz", dice Pajín

A Zapatero le pusieron la sintonía musical y el ondear de banderolas hasta que se hartó de oír aplausos y gritos de "¡presidente, presidente!". Hacía más de dos meses que no participaba en un acto de características similares desde la clausura del congreso extraordinario del PSOE de Andalucía y se le notó con ganas de recibir y devolver "el ánimo, el afecto y el apoyo" de los suyos, a los que dio las gracias "de manera infinita".

Competición de elogios

Casi hasta el infinito llevó el elogio la secretaria de organización, Leire Pajín, la última de la más de media docena de oradores que precedieron al secretario general en el uso de la palabra. Arrastrada por su propio entusiasmo, a la número tres del PSOE se le olvidó que no se puede ser alto y bajo a la vez y proclamó que Zapatero "es un corredor de fondo y también de velocidad". "Es un presidente responsable, un líder del tiempo que nos ha tocado vivir, un magnífico socialista y un mejor presidente. Nunca nadie le puso nada fácil. Si no supieran que es un valor electoral, le dejarían en paz", concluyó en medio de una catarata de elogios.

Los cargos locales del PSOE aplauden "la valentía" del jefe del Ejecutivo

El organizador del acto, Antonio Hernando, lo presentó como "el mejor alcalde",en un guiño a los 2.000 cargos locales allí reunidos, los primeros que, dentro de 363 días, tendrán que enfrentarse a las urnas.

Uno de ellos, el anfitrión, Alejandro Soler, no dudó en poner la cara por el presidente: "Hay muchos ciudadanos que están en contra de las medidas, pero lo que no nos hubieran perdonado es que no hubiéramos tenido el coraje de adoptarlas. Tenemos que salir juntos a la calle a explicar que estamos haciendo lo mejor para este país. Tenemos que dar la cara ahora más que nunca".

Y el alcalde de los alcaldes, Pedro Castro, le puso la nota épico-poética: "La cometa vuela más alto con el viento en contra".

Los socialistas convierten su cita municipal en un acto de autoafirmación

A todos pidió Pajín que salgan a la calle para "escuchar a los sectores afectados y tranquilizarlos".

"El partido lo necesitaba"

Zapatero habló casi como Jesucristo a sus apóstoles. Id y predicad mi Evangelio, vino a decir al término. Con un matiz importante, el Evangelio socialista según subrayó no ha cambiado. Su intervención la terminó prácticamente como la había comenzado, con un sentido agradecimiento ("a este gran partido, que sois vosotros", dijo) y con mención especial a los miembros de la ejecutiva federal.

Nadie se atreve a pronosticar la duración del efecto estimulante del acto de ayer. Pero miembros de la dirección reconocen que "el partido lo necesitaba" y, seguramente, Zapatero también.