Lunes, 24 de Mayo de 2010

Catalunya busca más apoyo para cambiar el TC

El president Montilla acude al Senado en busca de complicidades frente al tribunal. Espera un PSOE "comprensivo" y topará con un PP hostil

FERRAN CASAS / JUANMA ROMERO ·24/05/2010 - 08:15h

El president de Catalunya, José Montilla, ayer en una caracolada en la localidad leridana de La Paeria. - ACN

El de hoy es un capítulo más. Un gesto potente, pero uno más al fin y al cabo en la estrategia unitaria catalana para impedir que el actual Tribunal Constitucional (TC), con seis fracasos a sus espaldas y con cuatro de sus doce miembros fuera de mandato, juzgue el Estatut que hace casi cuatro años se votó en referéndum.

El president José Montilla comparecerá hoy en la Comisión General de las Comunidades Autónomas del Senado con un discurso que pivotará sobre la urgencia de que la Cámara Alta cumpla su labor institucional. O, lo que es lo mismo, que alumbre un pacto PSOE- PP para renovar las cuatro plazas pendientes desde 2007.

El Gobierno quiere reemprender la negociación y considera ahora aceptar a los dos candidatos del PP desechados en 2008, Enrique López y Francisco José Hernando. Si llegan al alto tribunal que debería cambiar el ponente de la sentencia, pues la presidenta y relatora, María Emilia Casas, agotó ya su mandato la Generalitat intentará recusarlos. López y Hernando fueron manifiestamente hostiles al Estatut cuando eran portavoz y presidente del Poder Judicial, respectivamente.

Pero Montilla irá más allá de la petición de renovación. El Tripartito y CiU formalizaron un frente común para cambiar la ley del TC. Tras la comparecencia, también en el Senado, la Entesa (PSC, ERC e ICV-EUiA) y CiU presentarán el texto de reforma que pasa por impedir que el TC emita sentencias interpretativas y establece la exigencia de más consenso interno, y un límite legal para sentenciar estatutos, cosa que ya impediría juzgar el catalán.

Incómoda "vía de salvación"

Montilla no cargará las tintas con este asunto para no incomodar al resto de socialistas. Sin embargo, habrá referencias obligadas a la "vía de salvación" del Estatut a la que el PSC intenta atraer a un PSOE aún muy frío. Al final, decidirá José Luis Rodríguez Zapatero.

Habrá referencias obligadas a la "vía de salvación" del Estatut

En el trasfondo de las palabras de Montilla, en los turnos de los grupos catalanes y en la presencia de sus líderes, un objetivo compartido: la necesidad de Catalunya de buscar aliados para salvar su autogobierno, horma de otros estatutos de nueva generación como el andaluz o el valenciano.

Es el mensaje que ayer, en una cena en la sede del PSOE en la calle de Ferraz, dio Montilla a los representantes socialistas desplazados a Madrid y al vicepresidente Chaves, interlocutor válido del Govern. Estaba prevista también la asistencia de la número tres del PSOE, Leire Pajín, así como de los presidentes de Baleares, Francesc Antich, y Extremadura, Guillermo Fernández Vara. Chaves, previsiblemente, pedirá hoy en el Senado que se proceda "lo antes posible" a la renovación del TC, tal y como avanzó Público.

PSC y CiU, ya con el mono de campaña, buscan ahorrarse el choque de legitimidades de imprevisibles consecuencias que generaría una sentencia. A Montilla le acompañarán los pesos pesados de su Govern y los líderes y candidatos de ERC e ICV-EUiA, Joan Puigcercós y Joan Herrera. Artur Mas no estará. El líder de CiU, que ha comprobado con sorpresa cómo Montilla daba con él pasos en defensa del Estatut a riesgo de chocar con el PSOE, ha alegado problemas de agenda. Su ausencia ha provocado una reyerta con el PSC. Mientras CiU señala que el campo de acción para convencer a Zapatero no es el Senado, sino La Moncloa, los socialistas le instan a apoyar a Montilla y atraer al PP.

El PSOE pide a los conservadores "valentía" para discutir en el Senado sobre el Estatut

Alicia Sánchez-Camacho, candidata del PP, también estará. Se valdrá de su acta de senadora para intervenir. Hoy desayunará con los consejeros de su partido y fijarán posición. Será clara: debe haber sentencia, ya porque el TC está legitimado y si no se renueva es porque el PSOE lo bloquea. De "cambiar las reglas del juego", ni hablar. El PP, con todo, ha conferido un perfil bajo a la convocatoria porque su prioridad sigue siendo debatir sobre la crisis.

Al PP le falta "valentía"

El PSOE pide a los conservadores "valentía" para discutir en el Senado sobre el Estatut. "Acompañaremos a Montilla, que ha exhibido un gran respeto a las instituciones. Le mostraremos comprensión, veremos qué plantea y decidiremos", afirma Carmela Silva, portavoz socialista. Y lo que decidirán, casi con seguridad, es que se renueve por fin el TC.

Un debate rígido de más de cuatro horas

La sesión se celebrará en el antiguo salón de plenos del Senado. Arrancará a las 10.30 horas con José Montilla, que dispondrá de 15 minutos. Seguirán las demás comunidades, cada una con 10 minutos. Empezarán aquellas que manden al presidente y luego las representadas por consejeros. Montilla tendrá cinco minutos de réplica. Tras ellos, turno de senadores (tres minutos) y de los portavoces de los grupos, de menor a mayor (diez minutos). El vicepresidente Manuel Chaves podrá intervenir en cualquier momento del debate. 

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad