Domingo, 23 de Mayo de 2010

Lorenzo reclama el relevo

Consolida su liderato al frente del campeonato del mundo con nueve puntos de ventaja sobre Rossi

MIGUEL ALBA ·23/05/2010 - 15:17h

Jorge Lorenzo.- AFP PHOTO JEAN-FRANCOIS MONIER

En un juego de serpenteos, la jerarquía de MotoGP terminó de saltar por los aires. Allí, en esa sucesión armoniosa de izquierda a derecha de la chicane de Le Mans, los ciclos de Rossi y Lorenzo se difuminaron como nunca hasta confundirse. El punto de convergencia se ha fraguado tras muchas carreras (38) y más aventuras. Poco más de dos años en los que Lorenzo aceleró su etapa de novato para ganarse el muro en el box de Yamaha, sin duda, la primera señal de respeto de Rossi, el primer síntoma de que el mallorquín maduraba de forma correcta en MotoGP. Los vetos siguieron sucediéndose hasta que Il Dottore proclamó la gran prohibición: la telemetría.

Tres carreras después, esa Yamaha ciega que Lorenzo recibió en pretemporada es la top model del paddock. El desarrollo del mallorquín le ha añadido estabilidad y una generosa capacidad para mantener el buen nivel de revoluciones de los ciclos altos en los últimos giros. El setting adecuado para construir remontadas y enfervorizar recuerdos, como los de Jerez.

En Le Mans, sin embargo, Lorenzo mejoró su versión. Se regaló una gran salida después de dos semanas intensas de sincronizar el puño del gas con el pie del embrague. Los 20 simulacros de semáforo verde que machacó en el pit lane de Jerez lo situaban tercero, tras Rossi y Pedrosa, en la primera visita por la chicane, poco antes de resituarse al rebufo de Valentino. Sin tiempo para afinar las trazadas, Stoner, cuarto, hipotecaba su futuro en el Mundial con la segunda caída en tres grandes premios. Otro pésimo dato para Ducati en un circuito que aún no ha logrado conquistar.

Sin el australiano, Pedrosa, tan batallador en las pizarras de tiempos fue el primero en bajar de 1:35.8, como práctico en la lectura de carrera, prefería guardar décimas en esa tercera posición. Una pose contemplativa a la que se acogió Lorenzo con trazadas más cerradas que las de Valentino. El debate entre los pilotos de Yamaha se inició con la segunda vuelta rápida del mallorquín. Tres movimientos cargados de acción y reacción. Al interior de Lorenzo, Rossi respondió con otro interior que obligó al mallorquín a buscar, sin éxito, un por fuera. La jerarquía, baqueteada en la salida de la chicane, claudicó allí mismo una vuelta después. El 99 apenas necesitó una trazada para reclamar a Rossi el relevo generacional en MotoGP.

'Il Dottore' pierde la impunidad

En ese interior, Il Dottore se sintió impotente ante la pelea que casi siempre ha ganado. Perdió ese halo de impunidad en el one to one con Lorenzo, quien desbocado en su quinta vuelta rápida (firmó siete en total), empezó a sonrojar los cronos de Rossi (lo distanció en ocho décimas en tan solo un parcial). Ante la avalancha de pilotaje de Lorenzo, Rossi y Pedrosa sólo encontraron calamidad. Al italiano, herido, en tierra de nadie, empezaban a castigarle los nueve puntos de diferencia en el Mundial que Jorge confirmaba con su sexta victoria en MotoGP. Mientras, la pérdida de potencia de la Honda, el mal endémico en las últimas vueltas, y un par de errores de Pedrosa lo discriminaron hasta la quinta posición, por detrás de Dovizioso, que cerró el cajón, y Hayden, de nuevo la mejor Ducati en una carrera.

Mientras, Barberá y Aleix Espargaró, octavo y noveno, respectivamente, firmaron sus mejores resultados.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad