Sábado, 22 de Mayo de 2010

BP promete transparencia sobre el vertido en una carta al Gobierno de EE.UU.

EFE ·22/05/2010 - 12:03h

EFE - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

La petrolera BP prometió hoy ser "transparente" en su respuesta al derrame de petróleo en el golfo de México, en una carta enviada al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos.

La compañía informó en un comunicado de que expresó "su compromiso permanente" de cooperar con el DHS y la EPA para "facilitar el acceso por el Gobierno estadounidense y para tomar muestras y datos de seguimiento" de su respuesta al derrame, iniciado al explotar y hundirse una plataforma petrolera el 20 de abril pasado.

Ese compromiso lo anuncia en una carta enviada a la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, y la responsable de la EPA, Lisa Jackson, fechada el 20 de mayo.

"Estamos comprometidos a proporcionar al pueblo estadounidense la información que necesita para comprender el impacto medioambiental del vertido y las medidas de respuesta que se han adoptado", agregó el presidente ejecutivo de BP, Tony Hayward, en un comunicado.

Hayward señaló que BP trabaja con el Gobierno de EEUU y las autoridades estatales y locales para reunir la información sobre el agua y el fondo marino para "mejorar continuamente la eficacia de los esfuerzos de nuestra respuesta".

La compañía agrega que lleva a cabo un esfuerzo por informar en su página web donde, a través de una cámara submarina, transmite en directo el petróleo que sale del pozo, una medida que tuvo que tomar por la presión gubernamental y ciudadana para conocer la cantidad real de crudo que se escapa a las aguas del golfo.

La petrolera ha dicho que se trata de 5.000 barriles diarios, cifra que utiliza también el Gobierno, mientras que otros cálculos apuntan a entre 25.000 y 95.000 barriles diarios.

El director de operaciones de BP, Doug Suttles, anunció el viernes que la compañía iniciará la semana próxima, probablemente el martes, una nueva operación para tratar de taponar el flujo de petróleo.

La operación consistirá en la introducción primero de líquidos pesados y después de lodo y cemento que al endurecerse podría taponar la fuga causada por la petrolera.