Sábado, 22 de Mayo de 2010

Mueren cuatro personas en Logroño tras el derrumbe de un edificio

Hay nueve personas heridas por la explosión de gas

EFE ·22/05/2010 - 15:49h

EFE/Abel Alonso - El edificio siniestrado en el centro de Logroño.

El alcalde de Logroño, Tomás Santos, ha confirmado la muerte de las cuatro personas desaparecidas tras la explosión de gas ocurrida a primeras horas de la mañana de hoy en Logroño. Santos, presente en el lugar de los hechos, ha adelantado que los bomberos han llegado a la habitación donde se encontraban las víctimas, una pareja y sus dos hijos de corta edad.

A la espera de la confirmación oficial, los fallecidos son un hombre de nacionalidad argentina de 39 años, una mujer chilena también de 39 años, un niño de 9 y una niña de 8. Según el primer edil de Logroño los cuerpos han sufrido grandes destrozos y costará identificarlos.

Las autoridades ya han informado a la mujer de 81 años -herida, rescatada e ingresada en un centro hospitalario- familiar de los fallecidos de la muerte de éstos. Los bomberos de Logroño llevaban desde las siete de la mañana, hora de la explosión, intentando acceder a la habitación donde se encontraba la familia fallecida.

Daños importantes

La violencia de la explosión -con seguridad de gas pero sin confirmar si ciudad o butano-, que ha reventado las dos últimas plantas del edificio, ha acumulado escombros en los pisos afectados y dificultado a los bomberos rescatar los cadáveres.

Los bomberos continúan las labores de desescombro

Los pisos han cedido y las plantas afectadas se han derrumbado unas sobre otras de forma que han ocluido los accesos a las habitaciones situadas en la parte trasera del inmueble, uno de los pocos edificios antiguos quedan en la moderna Gran Vía de Logroño.

A este respecto, el alcalde de la ciudad ha asegurado que el inmueble, de cinco pisos, ha sufrido daños tan importantes que, con casi total seguridad, tendrá que ser demolido. Los bomberos de Logroño continúan las labores de desescombro y en el lugar de los hechos se ha personado el juez de guardia que levantará los cadáveres e instruirá las pertinentes diligencias.