Sábado, 22 de Mayo de 2010

El Gobierno tailandés levanta el toque de queda en el destino turístico de Pattaya

EFE ·22/05/2010 - 07:56h

EFE - Una empleada de una oficina carga documentos junto a varios vehículos blindados en la calle Silom en el centro de Bangkok. La ciudad capital de Tailandia comienza a recuperar cierta normalidad después de la violencia desatada a raíz de una profunda fractura social que tiene al país sumido en una profunda crisis política.

El Gobierno de Tailandia levantó anoche el toque de queda en la ciudad costera de Pattaya, a unos 180 kilómetros al este de Bangkok, para no dañar a la industria turística y tras obtener garantías de que la situación estaba bajo control.

Las autoridades mantendrán el toque de queda todavía hoy, por cuarto y último día, en la capital y 23 provincias, de las 21.00 horas a las 05.00 del día siguiente (14.00-22.00 GMT), mientras se retorna a la normalidad poco a poco.

El viceprimer ministro de Tailandia, Suthep Thaugsuban, se reunirá esta tarde con unos 30 enviados de gobiernos extranjeros para exponerles la situación.

Un total de 15 personas murieron y otras 400 resultaron heridas entre el miércoles y el jueves pasados cuando el Gobierno ordenó al Ejército desalojar a los miles de manifestantes que desde hacía mes y medio acampaban en el corazón comercial de Bangkok, para forzar la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones anticipadas.

Los cuerpos se seguridad tomaron el campamento opositor, pero no pudieron impedir que grupos facinerosos dañasen, incendiasen y saqueasen numerosos cajeros automáticos, sucursales, comercios y oficinas de Bangkok, además de algunos ayuntamientos de las provincias donde este movimiento antigubernamental tiene más fuerza.

"Sin duda podemos reparar los daños a la infraestructura y los edificios, pero lo importante es cerrar las heridas emocionales y restaurar la unidad del pueblo tailandés", señaló el primer ministro tailandés y líder del Partido Demócrata, Abhisit Vejjajiva, en un discurso televisado el viernes.

Tailandia atraviesa una profunda crisis política desde la asonada de 2006, que depuso al entonces primer ministro, Thaksin Shinawatra, tras cinco años gobernando.

Los llamados "camisas rojas", que ha protagonizado esta larga protestas, obedecen a los testaferros de Shinawatra.