Sábado, 22 de Mayo de 2010

Catalunya primará el interés del menor

La reforma legal prevé que el juez tenga la última palabra

ALBERT MARTÍN VIDAL ·22/05/2010 - 08:00h

Que prevalezca el bien del menor. Con esta filosofía ha trabajado el Govern catalán en el anteproyecto de reforma del Libro II del Código Civil, que entre otras novedades transforma la custodia compartida en la fórmula mayoritaria tras un divorcio.

El Parlament debate la ponencia la siguiente semana y la reforma podría ser votada próximamente. Las particularidades del modelo catalán son que no emplea el concepto de "custodia compartida"y que deja siempre al juez la última palabra.

CiU rechaza la medida si no hay acuerdo previo entre progenitores

Los padres deberán presentar un plan deparentalidad que pueden redactar antes de la separación y es el juez quien debe dar su visto bueno. En caso de que los padres no se pongan de acuerdo, el juez es quien decide, pero siempre con la filosofía que propugnará el nuevo Código: que la custodia compartida es la mejor fórmula.

Este es precisamente el punto que suscita las críticas de los detractores de este modelo. En CiU defienden "la libertad de que los padres hagan lo que decidan hacer". Así se expresa la diputada Núria deGispert, que lamenta la "falta de consenso en el Tripartito" a la hora de elaborar el texto y lo que considera "un disparate": "Que un juez fuerce la custodia compartida aunque los padres no estén de acuerdo no es bueno para los niños".

Fuentes del Departament de Justícia rebaten este argumento apelando al espíritu que rige la nueva legislación: "El bien del menor está ahora por encima de lo que digan los padres".

El PP, por su parte, anuncia que votará a favor de este cambio en la normativa porque "comparte" la filosofía de la custodia compartida.

Varios colectivos celebran que el nuevo Código se adapte a los tiempos

El proyecto legislativo ha obtenido un amplio consenso entre las entidades catalanas, convencidas de que actualiza una norma que estaba inspirada en un tiempo en que los tipos de familia y los roles eran distintos.

El presidente de la Sociedad Catalana de Abogados de Familia, Ramón Tamborero, cree que la solución del Govern es "la menos mala", aunque sostiene que durante la discusión de la ley se ha diluido su sentido inicial, ya que inicialmente preveía la custodia compartida automática en la práctica totalidad de los casos.

Sin embargo, apunta que "la sociedad actual no está preparada para asumir que la custodia compartida es lo normal, igual que en 1981 no estaba preparada para asumir el divorcio".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad