Viernes, 21 de Mayo de 2010

Al menos 23 muertos por una bomba en un mercado en Irak

Reuters ·21/05/2010 - 20:23h

Una camioneta cargada con explosivos estalló el viernes en un abarrotado mercado en la provincia norteña iraquí de Diyala, dejando al menos 23 personas muertas y otras 55 con heridas, informó la policía.

El ataque ocurrió cerca de un concurrido café a pasos de los cuarteles centrales de una unidad de respuesta rápida de la policía, en la ciudad de Jalis, a unos 80 kilómetros al norte de Bagdad, señaló la policía.

La bomba explotó cerca del atardecer, cuando el área estaba llena de compradores.

"La explosión fue severa. Muchas tiendas fueron destruidas y los techos colapsaron", dijo el teniente de policía Abdul Jabar Ihmoid. "El techo de la cafetería, que se encontraba llena de gente, también colapsó. Creemos que hay gente bajo los escombros", señaló.

La violencia en Irak ha caído drásticamente desde el derramamiento de sangre sectaria entre el 2006 y el 2007.

Pero los ataques con bombas siguen ocurriendo con regularidad y la insurgencia desencadenada por la invasión de Estados Unidos en el 2003 sigue afianzada en Diyala, que es mayoritariamente sunita, y en otros sectores del norte de Irak.

Jalis fue escenario en marzo de un ataque con bomba a un mercado que provocó la muerte de casi 60 personas.

El lunes, hombres armados utilizando uniformes militares iraquíes decapitaron a un imán, quien recientemente había criticado a Al Qaeda, y colgaron su cabeza de un poste de electricidad en el pueblo de Saadiya, en Diyala.

AUMENTO DE TENSIONES

La policía dijo que quiere determinar cómo los atacantes lograron llevar el coche hacia el área del mercado de Jalis, zona en donde los vehículos necesitan permisos especiales para transitar.

"Estamos realizando una investigación. Queremos saber cómo ese vehículo llegó a este lugar", dijo un oficial de policía, quien pidió permanecer en anonimato. "No todos los vehículos tienen permitido ingreso a esta área", agregó.

Otro coche bomba explotó también el viernes en la ciudad de Nimrud, al sur de la norteña ciudad de Mosul, y dejó a siete personas heridas, precisó la policía.

Las tensiones han aumentado desde que el 7 de marzo una elección parlamentaria no concluyente dejó un vacío de poder y generó preocupaciones sobre una renovación de la violencia sectaria.

Una coalición intersectaria liderada por el ex primer ministro Iyad Allawi y respaldada fuertemente por una minoría sunita obtuvo una victoria de dos escaños sobre el bloque mayoritariamente chiita liderado por el primer ministro Nuri al-Maliki.

La minoría sunita de Irak se sintió marginada por el ascenso político de la mayoría chiita desde la invasión liderada por Estados Unidos que derrocó en el 2003 al dictador sunita Saddam Hussein.

La elección aún no ha sido certificada y los diálogos para formar un nuevo Gobierno podrían tardar semanas.

Ataques que han causado la muerte de cientos de personas en las últimas semanas fueron vistos como la respuesta de Al Qaeda en Irak a las muertes de su líder Abu Ayyub al-Masri y Abu Omar al-Baghdadi, el aparente jefe de un grupo afiliado conocido como Estado Islámico de Irak, en una redada en abril.