Sábado, 22 de Mayo de 2010

A Berlusconi no le gusta la marihuana del reggae

La derecha italiana acaba con el mayor festival de Europa

MARÍA GARCÍA TORRES ·22/05/2010 - 07:30h

J. NAVARRO - El alcalde de Ossopo y el director del Rototom.

Una historia rocambolesca: la organización del Rototom, el mayor festival dereggae de Europa, celebrado en Italia, es acusada de promover el consumo de marihuana. ¿Por qué? Porque, según la acusación, el reggae está "estrechamente vinculado" al uso de esta droga. ¿Y cómo ha incitado al consumo la organización? Permitiendo que los asistentes a los conciertos que se celebran en una extensión de más de 25 hectáreas tomaran esta sustancia.

"No entiendo los motivos que han llevado a la policía a hacer estas acusaciones sobre el Rototom. Creo que la persecución tiene que ver con la multiculturalidad y tolerancia que transmitía el festival", comenta Luigi Bottoni, el alcalde de Osoppo, la ciudad italiana donde se celebraba desde hace 16 años. "Es una cuestión de racismo y de ideología política", admite el alcalde, quien lamenta que este festival, reconocido por la UNESCO por su labor a favor de la cultura de la paz y no violencia, haya sido acosado hasta el punto de abandonar Italia y trasladarse a Benicàssim, donde arrancará su XVII edición el próximo 21 de agosto. Lo curioso es que Bottoni pertenece al PDL (Pueblo de la Libertad), el partido político de Berlusconi.

El Rototom llega a Benicàssim tras ser acusado de incitar al consumo de drogas

"Lo de la marihuana ha sido la excusa, han interpretado erróneamente una ley, la Fini Giovanardi, de 2006, que lleva el nombre del presidente del Congreso de los Diputados del Parlamento Italiano que la promovió", explica Filippo Giunto, el director del festival que está acusado.

"Lo que de verdad les molestaba eran los temas de reflexión que tratábamos en nuestros debates, a los que invitábamos a intelectuales y políticos. No les interesaba que se difundiera y apreciara la pluralidad de razas, por ejemplo", explica Giunto, quien no teme la condena de entre tres y diez años de cárcel que puede aplicársele. "Tenemos informes policiales que aprueban nuestra gestión de la seguridad privada y el esfuerzo que hacemos para evitar el tráfico de estupefacientes en el festival".

El Rototom es un evento que ha reunido a más de 160 millones de personas de más de 120 países distintos y que era primordial en la economía de Osoppo, un pequeño pueblo de montaña italiano. "El festival es insustituible", admite el alcalde Bottoni, quien se ha enfrentado al descontento general de los ciudadanos porque este evento, que duplicaba en beneficios su presupuesto, les abandona por el acoso del propio partido al que pertenece su alcaldía.

"Nos persiguen por la tolerancia que transmite el evento"

Desde la propia organización del Rototom se habla de un proceso de "berlusconización" de la Europa liberal, debido a la apuesta por mensajes proteccionistas y de rechazo a lo externo, a la diferencia, a la pluralidad de razas. "Lo ocurrido ha sido una censura, pero creemos que en España se vive un ambiente cultural más abierto", opina Giunta. Ojalá no se equivoque.