Viernes, 21 de Mayo de 2010

El juez manda a prisión a la parricida confesa de Lloret por el "patente" riesgo de fuga

EFE ·21/05/2010 - 11:35h

EFE - La presunta parricida británica Liane Ross-Smith, acusada de la muerte de sus hijos de uno y cinco años en Lloret de Mar (Girona) el pasado día 18, es trasladada en un coche de la policía autonómica (Mossos d'Esquadra) al Juzgado de Blanes, donde prestó declaración esta mañana sobre el suceso y su relación de pareja con el presunto pederasta más buscado del Reino Unido.

El juez ha decretado hoy prisión sin fianza por dos delitos de asesinato para la parricida británica que confesó haber matado a sus dos hijos asfixiándoles con una bolsa de plástico, porque estima que existe un riesgo de fuga palmario ya que ya huyó de su país y ahora no tiene nada que la ligue a España.

En un auto, el titular del juzgado de instrucción número 3 de Blanes (Girona) ordena el ingreso en prisión sin fianza para Lianne Angela S., que tanto ante los Mossos d'Esquadra como ante el juez ha admitido haber matado a sus dos hijos -un bebé de 11 meses y una niña de 5 años- ante el temor de perder su custodia tras la detención de su esposo, Martin Anthony S., uno de los pederastas más buscados en Reino Unido.

El juez argumenta su decisión de enviar a la parricida a la cárcel porque entiende que existen "motivos razonables" para imputar a la acusada los dos delitos de asesinato y porque cree que el riesgo de fuga es "patente, palmario y muy elevado" ya que la acusada ya había huido anteriormente con su marido de Gran Bretaña y ahora no hay nada que la ligue a España.

En este sentido, el juez subraya, en relación al riesgo de fuga, que la mujer se enfrenta a dos delitos de asesinato (castigados cada uno con entre 15 y 20 años de cárcel), es extranjera, sin familia en España, vivía en Barcelona de alquiler, no tiene bienes muebles o inmuebles de propiedad, tan sólo dispone de una cuenta bancaria con poco dinero y no tiene trabajo acreditado, más allá de haber dado clases de inglés en el año 2008.

"No debemos obviar que (la acusada) ya había huido de la justicia de su país de origen para evitar que la misma procediera contra ella y sus hijos", remarca el juez, que advierte que ponerla en libertad también produciría una obstrucción a la justicia, porque no comparecería a las citaciones judiciales.

Este caso, que ha despertado un gran interés mediático en Reino Unido, es uno de los más escabrosos ocurridos en Cataluña en los últimos años, al confluir en una tragedia familiar la detención en Barcelona, el 7 de mayo, de un pedófilo huido, y del asesinato, a manos de su esposa, de sus dos hijos, ocurrido el pasado 18 de mayo.

El juez instructor, que en el auto levanta el secreto del sumario que había mantenido hasta ahora, desvela que la acusada ha confesado que actuó sola y que dejó unas notas auto-incriminatorias en la habitación del hotel de Lloret de Mar donde perpetró el doble parricidio.

En su declaración ante los Mossos y ante el juez, Lianne Angela S., de 43 años, ha reconocido haber acabado con la vida de sus dos hijos asfixiándolos introduciéndoles la cabeza en el interior de una bolsa de plástico.

La parricida abandonó precipitadamente el piso de Barcelona donde convivía con el pederasta ya que, tras su detención, empezó a sospechar que los servicios sociales la podían estar siguiendo para retirarle la custodia de sus hijos.

Por todo ello, se dirigió al Hotel Miramar de Lloret, sin ni tan siquiera despedirse ni comunicárselo a la canguro de sus hijos, que incluso pernoctaba en el domicilio y tenía llaves de la vivienda.

La parricida también ha admitido que hace unos dos años huyó de su país junto al pederasta porque los servicios sociales británicos le quisieron quitar la custodia de sus hijos, por lo que, a pesar de que sabía que estaban requeridos por las autoridades, decidieron escapar a Barcelona.