Viernes, 21 de Mayo de 2010

Madrid obtendrá un impulso económico con la final de Champions

Reuters ·21/05/2010 - 15:44h

La final de la Liga de Campeones en Madrid proporcionará unos ingresos inesperados de 351,5 millones de euros a la maltratada economía europea, debido al importante número de aficionados que viajarán a la capital española para el encuentro del sábado.

Según un estudio encargado por MasterCard, uno de los patrocinadores de la competición, más de 120.000 personas llegarán a Madrid a pesar de la crisis financiera, para estar en la primera final de la Liga de Campeones que se jugará un sábado por la noche.

La incertidumbre sobre cuál será el ganador del encuentro entre el Inter de Milán y el Bayern de Múnich, que buscan un inédito triplete para sus respectivos países, también es un condimento que le dará más ambiente al partido, según el informe.

"En tiempos económicos difíciles, este tipo de eventos proporciona a la gente la oportunidad de escapar de la realidad", dijo a Reuters Simon Chadwick, profesor de Estrategia de Negocio del Deporte y Marketing de la Universidad de Coventry, Inglaterra, que realizó el estudio.

"Además de eso, veremos viajar a más aficionados y una de las razones de esto es la reprogramación del partido del miércoles al sábado por la noche, cuando la gente puede trasladarse más fácilmente", destacó.

La final del año pasado en Roma entre el Manchester United y Barcelona generó 313 millones de euros de ingresos totales.

El ganador del partido del sábado se embolsará más de 120 millones de euros por venta de entradas, premios, contratos de patrocinio y derechos de televisión, según el estudio. El perdedor percibirá unos 70 millones.

La capital española también recibirá una inyección económica de 50 millones de euros, ligeramente superior a la que tuvo Roma el año pasado.

Se espera que unos 170 millones de aficionados vean el partido por televisión, superando la audiencia que tuvo el torneo el año pasado en la final y también la final de la Superbowl.

El Bayern busca su quinto título europeo para poner fin a una sequía de nueve años. Por su parte, el Inter de Milán ganó su segundo título europeo en 1965 y la última final que alcanzó en la competición fue en 1972.

"La atracción especial es el choque entre Italia y Alemania, porque es una final totalmente impredecible", dijo Chadwick.

Esta es también la primera vez en cinco años en que ningún equipo inglés o español lucha por el título en la final.

El Bayern de Munich y el Inter tienen además dos modelos de empresa completamente diferentes, de acuerdo a la consultora alemana Sport + Markt.

El equipo italiano obtiene el 60 por ciento de sus ingresos totales por derechos de televisión, mientras que los germanos logran el 54 por ciento de su volumen de negocios a través de los patrocinadores y el marketing, dijo la empresa en un estudio.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad