Viernes, 21 de Mayo de 2010

La Iglesia cree que el descubrimiento de la célula es obra de Dios

"Es un signo de la inteligencia humana, que es un don de Dios", dice la Conferencia Episcopal italiana, que apela a la "ética", mientras el Vaticano pide "cautela"

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·21/05/2010 - 12:43h

El Vaticano ha pedido "cautela" tras la producción de una célula "artificial". Pero, en vez de entrar en el debate sobre si este descubrimiento choca de frente con la idea de un dios creador, lo ha querido definir directamente como una prueba de su existencia.

Desde la Conferencia Episcopal italiana, el cardenal de Turín, Angelo Bagnasco, dijo esta mañana que la creación de la célula "es una prueba de la inteligencia humana, un don de Dios".

Según la agencia ANSA, Bagnasco insistió en que desconocía "los términos precisos del descubrimiento, he leído sólo los titulares de los periódicos esta mañana". Pero aseguró que "si las cosas son como dicen, esto no es más que un signo de la inteligencia, don de Dios para conocer mejor la creación y poderla organizar".

El cardenal advirtió además que "a la inteligencia debe ir ligada la responsabilidad, por lo que toda forma de inteligencia y cualquier descubrimiento científico debe estar siempre sometido a la ética, que tiene el corazón como representante de la verdadera dignidad de cada persona según las enseñanzas del creador".

Desde la Santa Sede, Federico Lombardi, dijo que "es necesario esperar para saber más del caso". Mientras que el presidente emérito de la Academia Pontificia para las Ciencias, el prelado Elio Sgrecia, también llamó a la "cautela".

Una célula, un pequeño paso

El descubrimiento permitiría la creación de vida artificial pero en un futuro lejano, ya que no es más que un paso inicial 

El equipo de genetistas estadounidenses, entre ellos Craig Venter, uno de los más prestigiosos del mundo, anunciaron ayer que han producido por primera vez una célula controlada por ADN elaborado por el ser humano, un paso que acerca la ciencia a la creación de vida artificial.

La creación de esta célula es el fruto de 15 años de trabajo y 40 millones de dólares (unos 30 millones de euros) invertidos en crear el genoma sintético. Es sólo el principio, pues, por ahora, no se ha hecho más que recomponer una versión casi idéntica al genoma original de la bacteria Mycoplasma mycoides, que contiene un solo cromosoma.

Ahora se deberá demostrar que otros genomas artificiales con modificaciones más significativas también pueden resucitar células zombis y hacerlas funcionar, tal y como quieren sus diseñadores. 

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad