Lunes, 24 de Mayo de 2010

Navarra, siempre por activa

La Comunidad Foral es pura naturaleza y ofrece una enorme variedad de propuestas para disfrutar del aire más puro y de los mejores parajes para el turismo activo.

PÚBLICO ·24/05/2010 - 09:40h

Turismo de Navarra - Cicloturismo por el Pico de Orhi y Belagua /

El aire libre, el buen tiempo y unos inmejorables escenarios, casi nos obligan a que abandonemos por unos días nuestras ciudades , nuestras casas, nuestros trabajos y nuestros coches, para sentirnos de nuevo nosotros mismos con el pleno y simple contacto con la naturaleza. Desde descensos de barrancos en el valle del Roncal a recorridos en bicicleta por senderos de diferentes dificultades, cualquier posibilidad es buena para volver a disfrutar de bosques, ríos, senderos y montañas.

Toda una red de caminos recorre su geografía. Su situación estratégica en el extremo occidental de los Pirineos le otorga características muy diversas, idóneas para llevar a cabo tanto recorridos suaves, como ascensiones y senderos de mayor dificultad para los ya iniciados. Cuenta con 52 senderos balizados y clasificados como Sendero Local (marcas verdes y blancas, de menos de 10 km.), Pequeño Recorrido (marcas amarillas y blancas, entre 10 y 50 km.) y Gran Recorrido (marcas rojas y blancas, más de 50 km.). Además existen otras sendas de gran tradición como el Camino de Santiago o las Vías Verdes, así como recorridos temáticos inspirados en las setas, los dólmenes, las palomeras...

Su situación estratégica en el extremo occidental de los Pirineos le otorga características muy diversas.

Muchos de los caminos preparados para senderistas, siguiendo el trazado de las Vías Verdes, recorriendo el Camino de Santiago o utilizando incluso carreteras poco transitadas, son ideales para la práctica del cicloturismo. Las ondulaciones que caracterizan gran parte de su territorio, más pronunciadas en el norte y casi imperceptibles en el sur, convierten Navarra en un atractivo y diverso destino para recorrer en una bicicleta.

Los barrancos o cañones son abundantes en la Navarra kárstica, donde la erosión surca y abre las roca creando vertiginosos perfiles. El agua, la piedra y la luz conforman estos espacios naturales de gran belleza. Existen diversos tipos de barrancos, con más o menos agua, todo dependiendo siempre de la meteorología y del caudal variable de los ríos que los forman. Otro factor a tener en cuenta para elegir uno u otro es la dificultad técnica de los descensos y saltos así como los rápeles necesarios. Es aconsejable practicar este deporte de la mano de guías y especialistas conocedores del lugar. ¿La época idónea? Sin duda la primavera. El deshielo inunda de agua los barrancos adquiriendo su máximo esplendor.

El montañismo es un deporte de tradición en Navarra. Su mitad norte es el escenario privilegiado para los amantes del trekking en cualquiera de sus formatos. El ascenso a cualquiera de las crestas navarras permite disfrutar un paisaje de espectaculares panorámicas. Desde la más extrema escalada en alguna de las múltiples paredes del cañón de Artazul, en el Parque Natural de Urbasa-Andía, a la más adecuada para los principiantes del Arandari, en el valle del Roncal, son numerosos los destinos montañeros. Y no es un lujo sólo para unos pocos expertos, pues existen multitud de ascensiones posibles , generalmente de dificultad media, que permiten a cualquier visitante con una condición física normal la práctica de este deporte.

Más información
Turismo de Navarra
Webs de interés con amplia información práctica sobre senderos y GRs: www.rutasnavarra.com y www.mendinavarra.com

Noticias Relacionadas