Viernes, 21 de Mayo de 2010

La F-1 cambiará una norma relacionada con el coche de seguridad

Reuters ·21/05/2010 - 08:41h

El organismo que gestiona la Fórmula Uno corregirá el reglamento sobre la entrada del coche de seguridad en la pista, después de que el siete veces campeón del mundo Michael Schumacher fuera penalizado por una maniobra de adelantamiento en el Gran Premio de Mónaco el pasado fin de semana.

La Federación Internacional del Automóvil (FIA) dijo el jueves en un comunicado que existía una "falta de claridad" en la aplicación de una regla que prohíbe el adelantamiento cuando el coche de seguridad entra en la pista en la última vuelta de una carrera.

"Se necesitan ajustes en el reglamento para aclarar lo que los coches deben hacer cuando la última vuelta está siendo controlada por el vehículo de seguridad, y para asegurarse de que la señalización para equipos y pilotos sea más clara", indicó la entidad que rige el automovilismo.

"La Comisión de Fórmula Uno, siguiendo una propuesta del Grupo de Trabajo Deportivo de la F-1, presentará una petición de enmienda para la regulación deportiva para solucionar este asunto", agregó.

La FIA señaló que las correcciones serían consideradas por su Consejo Mundial en una reunión que mantendrá el 23 de junio en Ginebra, Suiza.

El alemán Schumacher pasó al Ferrari del asturiano Fernando Alonso y le arrebató el sexto puesto en la última curva de la carrera, momentos después de que el coche de seguridad hubiera entrado en el sector de boxes del circuito de Montecarlo.

El piloto de Mercedes, quien volvió al deporte esta temporada a los 41 años, recibió posteriormente una penalización de 20 segundos que lo retrasó hasta el puesto 12º en la clasificación final.

Mercedes tenía previsto apelar la decisión, pero finalmente dijo el martes que optó por no hacerlo, teniendo en cuenta los mejores intereses de la F-1.

El equipo alemán argumentó que aunque el reglamento indica que no se permite el adelantamiento si una carrera finaliza con el coche de seguridad, eso no fue lo que sucedió en Mónaco, donde oficiales auxiliares mostraron banderas verdes y el puesto de control dio mensajes de pista libre.