Jueves, 20 de Mayo de 2010

México pide al Congreso de EEUU retomar la prohibición de armas

Reuters ·20/05/2010 - 21:02h

El presidente de México, Felipe Calderón, pidió el jueves al Congreso de Estados Unidos volver a regular el uso de armas de asalto, que fluyen ilegalmente hacia la frontera con su país y permiten a los cárteles del narcotráfico un gran poder de combate.

En un discurso ante el poder legislativo estadounidense, Calderón dijo que el incremento de la violencia de los cárteles en México coincide con el levantamiento de una prohibición de uso de rifles de asalto por parte de civiles que Estados Unidos dejó sin efecto en el 2004.

"Entiendo completamente la sensibilidad política de este tema", dijo Calderón, refiriéndose a que el derecho a portar armas está contenido en la segunda enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

"Pero quisiera pedir al Congreso que nos ayuden, con todo respeto, y que entiendan lo importante que es esto para nosotros y que ustedes apliquen la legislación para detener el abastecimiento de este tipo de armas a los criminales", agregó en su discurso, como parte de una visita oficial que realiza a Estados Unidos desde el miércoles.

México está tratando de que Washington se involucre más en el combate al narcotráfico, dado que la mayor parte de las drogas que los cárteles mexicanos pasan a través de la frontera van dirigidas a los consumidores estadounidenses.

Washington tiene un plan de ayuda a tres años por 1,400 millones de dólares, firmado en el 2007, para combatir a las bandas del narcotráfico, pero los fondos de este plan han fluido muy lentamente.

La violencia de los narcotraficantes, que se enfrentan entre sí y con fuerzas de seguridad, ha dejado casi 23,000 muertos desde que asumió el cargo Calderón, en diciembre del 2006.

LAS ARMAS EN MEXICO VIENEN DE EEUU

Además ha ahuyentado a los inversores y preocupado a Washington, que teme que la violencia se extienda a su territorio.

"Si ustedes no regulan adecuadamente la venta de estas armas, nada garantiza que los criminales aquí en Estados Unidos, con acceso a estas mismas armas poderosas, no decidirán a su vez apuntarlas a las autoridades y los ciudadanos estadounidenses", añadió.

Calderón destacó que en los tres últimos años fueron decomisadas en México 75.000 armas de asalto, de las cuales un 80 por ciento provenía de Estados Unidos, y reiteró que existen 7.000 armerías instaladas en la frontera de 3.200 kilómetros entre ambos países.

Responsables del Gobierno de Barack Obama se han mostrado proclives a reinstalar la prohibición, impulsada por el ex presidente Bill Clinton en 1994 y levantada durante la administración George W. Bush en el 2004.

Congresistas demócratas estarían a favor de reimponer la prohibición y los republicanos en contra.

Calderón fue ovacionado en varias ocasiones sobre todo por los demócratas, mientras que republicanos lo criticaron.

"Es inapropiado que el presidente Calderón venga a hablarnos de nuestras propias leyes federales y estatales", dijo el senador John Cornyn. "La segunda enmienda no es materia abierta para la negociación diplomática con México ni con ningún otro país", agregó.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad