Viernes, 21 de Mayo de 2010

Del Atari a la gran pantalla

La adaptación del clásico Prince of Persia' es la última alianza millonaria de Hollywood con la industria del ocio digital

ROBERTO ARNAZ ·21/05/2010 - 08:00h

Gyllenhaal se ha inspirado en Mick Jagger para el papel.

Prince of Persia: Las arenas del tiempo

Director: Mike Newell
Intérpretes: Jake Gyllenhaal (Príncipe Dastan), Gemma Arterton (Tamina), Alfred Molina (Sheik Amar), Ben Kingsley (Nizam), Ambika Jois (Sirviente de Tamina), Gísli Örn Garðarsson (Vizir), Dave Pope (Assasin gigante de la cimitarra), Daud Shah (Asoka), Stephen A. Pope
Clasificación: No recomendada menores de 7 años
Género: Acción

Comentario
A finales de los ochenta, en el garaje de Jordan Mechner a las afueras de Nueva York no había lujosos castillos, sultanes ni princesas. Pero, con unos pocos dólares, un rústico ordenador Apple II y una cámara con la que recogía los movimientos de su hermano pequeño mientras saltaba y escalaba los muros del jardín de su casa, fue capaz de crear una de las sagas de videojuegos más célebres: tras tres años de trabajo, en 1989, Prince of Persia vio la luz, un clásico que hoy, 21 años y diez millones de jugadores después, da el salto al cine. Disney y el todopoderoso productor Jerry Bruckheimer han roto la hucha para invertir cerca de 200 millones de dólares en Las Arenas del Tiempo, la adaptación cinematográfica de un videojuego más cara de la historia.

"Llevaba soñando con este momento desde el mismo instante en que empecé a programar el juego", ha reconocido Mechner, coguionista de película y responsable último de la elección de un irreconocible Jake Gyllenhaal para el papel protagonista. Tras ganarse el respeto de la crítica con Brokeback Mountain, Zodiac y Brothers, Gyllenhaal ha cambiado el peso dramático de sus anteriores interpretaciones por las pesas del gimnasio para caracterizar a Dastan, un príncipe granuja que debe evitar, con la ayuda de una daga mágica, que una descomunal tormenta de arena destruya el mundo.

De Transformers' y piratas

Con un look poco habitual en su carrera, hipermusculado y pelo largo, el actor californiano asegura que para meterse en la piel del personaje más físico que ha interpretado hasta la fecha se inspiró en "Rafael Nadal, Mick Jagger y Daniel el Travieso". En Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo, Gyllenhaal forma equipo con la misteriosa princesa Tamina, interpretada por la emergente actriz británica Gemma Arterton (Furia de Titanes) para frenar al megalómano Nizam, al que da vida Ben Kingsley.

Si se cumplen las previsiones económicas de Disney, es más que probable que la franquicia Prince of Persia se convierta en la nueva y provechosa alianza de Hollywood con la industria del ocio electrónico, algo en lo que Jerry Bruckheimer tiene amplia experiencia. El productor de Transformers ha sido el que mejor partido ha sacado al potencial cinematográfico de los videojuegos y parece estar dispuesto a acabar con la presunta maldición que, hasta ahora, acompañaba a las películas basadas o inspiradas en ellos. Con la trilogía de Piratas del Caribe, inspirada oficialmente en una atracción de Disneyworld pero con numerosas y sospechosas referencias al videojuego de Ron Gilbert The Secret of Monkey Island, consiguió recaudar más de 2.700 millones de dólares en las taquillas de todo el mundo.

El filón de las adaptaciones de videojuegos de éxito ha dejado cerca de 4.000 millones de dólares en las arcas de la meca del cine en las últimas dos décadas, gracias a sagas como Resident Evil, Tomb Rider y Piratas del Caribe, que ya prepara su cuarta entrega. Mientras Jack Sparrow se prepara para las 3-D, al príncipe Dastan le toca el turno de demostrar que Hollywood y los videojuegos forman una pareja de cine que, según la consultora Ibis Capital, mueven juntas más de 120.000 millones de euros al año.