Viernes, 21 de Mayo de 2010

El Arsenal se resiste a complacer a Laporta

El presidente azulgrana presiona para que el club inglés tase a Cesc

NOELIA ROMÁN ·21/05/2010 - 08:30h

Villa posa junto a un escudo del Barça, ayer, a la salida del Camp Nou.zueras

Para escurrir el bulto sobre el fichaje de Cesc, Joan Laporta planteó ayer una afirmación trampa. "No pagaremos más de lo que pensamos que es lógico por ningún jugador", aseguró el presidente del Barcelona, antes de remitir el asunto del centrocampista del Arsenal a la secretaría técnica. Claro que si aplicar un concepto del conocimiento científico ya resulta difícil habitualmente, la cosa se complica cuando se trata de fútbol. ¿Cuál es el precio lógico de Cesc? ¿Los 40 millones que ofrecía el Barça? ¿Los 60 que, aseguran, pide ahora el Arsenal? ¿Los 40 (más variables) que pagó el club azulgrana por el recién llegado Villa y que también podría desembolsar por el catalán?

"El mercado es el que es y el Barça nunca ha pagado una cantidad excesiva sino precios acordes con el mercado", añadió Laporta, para quien el fichaje de Villa es "una gran operación". "El año pasado propusimos 39 millones por él y se llegó a hablar de 48; este hemos conciliado los intereses de todos", argumentó el presidente del Barça, el primero en saber que las necesidades del Arsenal nada tienen que ver con las del Valencia y que la contratación de Cesc será mucho más costosa.

Aunque sea por una cuestión electoral que Laporta siempre reviste con motivos económicos "Para el Barça, sería conveniente que yo hiciera alguna presentación más antes del Mundial; después, pueden encarecerse los precios", razonó, el mandatario azulgrana busca la fórmula para cerrar el traspaso de Cesc antes de que este viaje a Suráfrica. Y, de momento, no la encuentra. Entre otras cosas, porque, pese a que el catalán ya ha dicho en Londres que quiere jugar en el Barça, el Arsenal se resiste a perderlo y a ponerle un precio.

El club azulgrana insiste en la negociación, aunque la opción de Touré como posible moneda de cambio para abaratar la operación parezca ya bastante improbable. Señalado como uno de los jugadores que podría abandonar el club si no asume su rol en el equipo, el marfileño mira más hacia el Chelsea, que habría hecho llegar una oferta por él de 20 millones de euros. El Barça la considera insuficiente.

A la espera de desencallar la negociación por Cesc, Laporta insistió en que el fichaje de Villa, que hoy será presentado en el Camp Nou, no implica la marcha de Ibrahimovic. "Ibra no está en venta", aseveró el mandatario. "Villa viene para reforzar la delantera y por si Henry se va a la liga de Estados Unidos. Él podría hacer una función de ese tipo y marcar muchos goles", concluyó.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad