Jueves, 20 de Mayo de 2010

Sarkozy recibe en París a Cameron en su primer desplazamiento al extranjero

EFE ·20/05/2010 - 14:44h

EFE - El primer ministro británico, David Cameron (i), conversa con el viceprimer ministro, Nick Clegg, regresan a Downing Street tras una reunión de la coalición de gobierno en Londres (Reino Unido). Cameron viaja hoy a Francia en su primer viaje oficial al extranjero.

El primer ministro británico, el conservador David Cameron, hace hoy su primer viaje al extranjero desde que accedió al cargo para asistir a una cena en París ofrecida por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien intentará levantar sus reservas respecto a la política europea.

La cena se ha organizado "a petición" de los británicos, precisó el Elíseo, que se apunta así el punto de que Sarkozy sea el primero en recibir a Cameron, horas antes de que el nuevo jefe del Ejecutivo del Reino Unido vaya a Berlín para reunirse con la canciller alemana, Angela Merkel.

Sobre todo después de que un portavoz de Merkel hubiera avanzado que la canciller sería la primera mandataria que tendría al primer ministro del Reino Unido como huésped.

En Francia este gesto se interpreta como un agradecimiento a Sarkozy, que el pasado mes de marzo a su paso por Londres había decidido reunirse con Cameron, entonces jefe de la oposición en plena campaña electoral, mientras Merkel se había negado a hacer lo mismo unas semanas después en otro viaje a la capital británica.

Más allá de esta polémica, tanto franceses como alemanes esperan sondear a Cameron sobre los proyectos europeos de regulación financiera, ya que su posición será crucial puesto que Londres es la principal plaza financiera de Europa.

Sarkozy antes de las pasadas elecciones británicas y de que se formará la coalición de gobierno entre los conservadores euro-escépticos con los liberal-demócratas europeístas, había sentenciado que la supuesta aversión de Cameron a la UE se vería pronto confrontada a la realidad.

"Si Cameron gana, hará como los otros: comenzará como antieuropeo y acabará pro europeo", había vaticinado el jefe del Estado francés.

En el terreno bilateral, dos de los asuntos principales serán la cooperación en el terreno de la defensa y de la energía atómica de uso civil.

Aunque los conservadores británicos son por principio contrarios a la idea de una defensa europea, el nuevo ministro de Defensa, Liam Fox, se ha mostrado en favor de reforzar las relaciones bilaterales con Francia, que tiene unos medios militares equivalentes, sobre todo en estos tiempos de restricción presupuestaria.

En el sector nuclear, la cuestión es el papel que puede tener el gigante estatal francés EDF, que ha comprado British Energy y planea construir nuevas centrales atómicas en el Reino Unido.