Jueves, 20 de Mayo de 2010

Méndez dice que las decisiones de Zapatero ponen en jaque su credibilidad

EFE ·20/05/2010 - 09:33h

EFE - El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ayer durante la inauguración de las jornadas de derecho laboral "Igualdad de trato y oportunidades y trabajo", organizadas por la Comisión Ejecutiva Confederal de UGT.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, dijo hoy "con absoluta claridad" que mantiene la fiabilidad sobre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pero subrayó que decisiones como las que esta tomando "ponen en jaque su credibilidad ante la opinión pública".

En una entrevista en la Cadena Ser, Méndez indicó que el anuncio de subida de impuestos que hizo ayer Zapatero "sin decir cómo, cuando, ni cuánto en un tema de gran envergadura no contribuye a reforzar la línea de confianza que debe transmitir el presidente del Gobierno".

A su juicio, estos anuncios generan confusión cuando lo que se necesita es confianza, por lo que pidió a Zapatero que reflexione al respecto.

Méndez también aseguró que la decisión de los sindicatos de recurrir ante el juez la bajada salarial de los funcionarios tiene un fundamento muy sólido, porque afecta a los derechos consolidados de los trabajadores lo que "puede abrir una sentencia favorable".

El secretario general de UGT reiteró su oposición a las últimas medidas del Gobierno por su "escalofriante" falta de equidad y por cobrarse dos "víctimas como el pacto de Toledo, que lo pone patas arriba, y el incumplimiento del acuerdo con los empleados públicos.

Sobre la reforma laboral, Méndez destacó que los sindicatos trabajan con la patronal para que a finales de la semana que viene el asunto esté resuelto "en lo sustancial", si bien resaltó que las medidas y las declaraciones del Gobierno no ayudan.

Méndez se mostró dispuesto a aceptar una reforma para mejorar la contratación indefinida, la situación de los jóvenes o el paro de larga duración y admitió analizar el modelo austríaco de seguro de despido en el mercado laboral español.

Además, insistió en la necesidad de una reforma fiscal "en profundidad y con transparencia", con la recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio, la lucha contra el fraude y con el objetivo de que paguen más los que más tienen, una reforma "cuya presentación no puede ser un guirigay".