Jueves, 20 de Mayo de 2010

Se escuchan disparos en Bangkok tras una jornada de violencia

Reuters ·20/05/2010 - 05:28h

Tropas tailandesas dispararon al aire el jueves al aproximarse a un templo donde varios cientos de manifestantes "camisas rojas" buscaron refugio después de que las fuerzas de seguridad los dispersaran, a un día de la rendición de sus líderes.

En el centro de Bangkok continuaban varios incendios después de que se impuso un toque de queda nocturno tras un día de disturbios y siniestros intencionales en los que fallecieron al menos siete personas, según dijeron responsables de salud.

El Centro Médico de Emergencia Erawan también dijo que 81 personas resultaron heridas en la lucha en el campamento de los manifestantes establecido en un distrito comercial en el corazón de la capital y en escaramuzas registradas en el resto de la ciudad.

No estaba claro si la violencia era una última manifestación del malestar de las fuerzas antigubernamentales, o el inicio de un enfrentamiento más intenso y extendido.

Un fotógrafo de Reuters dijo que los manifestantes en el templo, incluyendo muchas mujeres y niños, huyeron atemorizados al oír el sonido de los disparos. Un reportero de Reuters dijo que en el lugar habían al menos seis cuerpos, que parecían haber estado allí durante algún tiempo.

Una responsable de Erawan dijo que estaba al tanto de que se había informado de la presencia de nueve cadáveres en un templo dentro del sitio de protesta, pero que los equipos de rescate hasta el momento no habían podido llegar a ellos.

Las autoridades dijeron el miércoles a última hora que los rebeldes habían incendiado 27 edificios, incluyendo Central World, el segundo mayor complejo comercial en el sudeste asiático, que estaba estaba envuelto en llamas y parecía a punto de derrumbarse.

Un portavoz del gobernador de Bangkok dijo que había 31 incendios el jueves en la mañana, cerca de la mitad en bancos pero también en un centro comercial en el área de protesta, donde comenzó un siniestro cerca de medianoche, después de que comenzara el toque de queda a las 20.00 hora local (1300 hora GMT).

Un pequeño incendio comenzó el miércoles en la bolsa de valores. El mercado estará cerrado el jueves y viernes, y el Banco de Tailandia dijo que sus sucursales en el país también estarían cerradas.

Toda la semana fue declarada festivo en un intento por mantener a la gente lejos del centro de Bangkok.

El toque de queda en la capital, que ha sufrido semanas de protestas, fue levantado a las 6.00 hora local (2300 GMT del miércoles). Los autobúses comenzaron a circular, pero no está claro si el sistema de transporte en trenes será reabierto.

Los canales de televisión recibieron la orden de sólo transmitir programas aprobados por las autoridades.

Los manifestantes, en su mayoría procedetes de áreas rurales y urbanas de bajos recursos, son mayormente leales al ex gobernante Thaksin Shinawatra, un multimillonario populista condenado por corrupción que fue derrocado en el 2006 y ahora vive en un exilio autoimpuesto para evitar la cárcel.

Ellos comenzaron a manifestarse a mediados de marzo, exigiendo que el Gobierno renunciara y se llevaran a cabo nuevas elecciones. Más de 70 personas han muerto y casi 2.000 han resultado heridas desde entonces.

Las tropas entraron a primera hora del miércoles al campamento rebelde para expulsar a los activistas y varios líderes de los "camisas rojas" se rindieron. Las fuerzas de seguridad continuaron su operación durante la noche, después de que fueron autorizadas a disparar a saqueadores e incendiarios.