Jueves, 20 de Mayo de 2010

Lee promete una respuesta "firme" contra Pyongyang, que niega el ataque

EFE ·20/05/2010 - 04:51h

EFE - El presidente surcoreano, Lee Myung-bak, habla por teléfono con su homólogo estadounidense, Barack Obama, ayer, para coordinar la respuesta al hundimiento de un buque de guerra surcoreano cerca de la frontera norcoreana a finales de marzo.

El presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak, afirmó hoy que Seúl tomará medidas "firmes" contra Corea del Norte para que admita su implicación en el hundimiento de una corbeta surcoreana, hecho que ha sido negado por el régimen comunista.

Lee hizo estas declaraciones durante una conversación telefónica con su homólogo australiano, Kevin Rudd, el día en que Seúl acusó a Pyongyang de torpedear el buque "Cheonan" el pasado 26 de marzo cerca de la frontera norcoreana, suceso que causó 46 muertos.

Inmediatamente después de que Corea del Sur hiciera hoy público el informe internacional en el que le culpa del ataque, Pyongyang emitió un comunicado en el que rechazó esas acusaciones y tachó a Lee de "traidor".

La Comisión Nacional de Defensa de Corea del Norte, máximo órgano norcoreano de poder, negó en una declaración, difundida por la televisión oficial, que su Armada disparara un torpedo contra el "Cheonan".

Pyongyang achacó de manipulación el resultado de la investigación y retó a Corea del Sur a mostrar pruebas materiales sobre su supuesta implicación, al tiempo que, con su habitual retórica bélica, amenazó con un conflicto en caso de que se apliquen sanciones por este suceso.

El presidente surcoreano insistió en que la investigación llevada a cabo por un equipo de varios países ha revelado claramente que se trató de una "provocación militar" de Corea del Norte y anunció medidas "firmes" a través de una "fuerte cooperación internacional".

El líder surcoreano subrayó la necesidad de trabajar para que Corea del Norte reconozca su culpabilidad y vuelva a la comunidad internacional como un miembro responsable.

En su informe, expertos de varios países afirman que la conclusión "clara" es que el "Cheonan" fue hundido por una explosión externa "causada por un torpedo hecho en Corea del Norte" y lanzado por un submarino norcoreano, e insistieron en que las pruebas lo indican de forma "abrumadora".