Jueves, 20 de Mayo de 2010

En el Barça hasta puede llevar el 7

David Villa, nuevo fichaje azulgrana

ENRIQUE MARÍN ·20/05/2010 - 08:40h

Xalok - Villa, con el 7 de la roja.

La incorporación de Villa al Barça llega con un año de retraso. El Guaje, que el verano pasado estuvo a un paso del Madrid, deja finalmente el Valencia para reforzar al campeón de Liga. Entre medias, Ibrahimovic no ha cubierto las expectativas, de ahí que disimuladamente de hecho, Txiki lo negó ayer el sueco haya sido puesto en el mercado por si algún club está interesado en ficharlo y el Barça recupera parte de la gran inversión que hizo en él. Guardiola ha defendido a Ibra hasta donde ha podido, pero lo cierto es que, sin entrar en comparaciones odiosas e injustas con Etoo, la contribución del sueco a su equipo no ha sido proporcional a los 66 millones que costó.

Los más de 40 que el Barça pagará al Valencia por Villa parecen una apuesta segura. A diferencia de Ibra, que llegó para apuntalar el juego posicional que predica Guardiola, del asturiano se esperan goles y estos serán su única vara de medir. El 7 del Barça, que esta temporada ha estado vacante, ya tiene propietario. En contra de lo que le hubiera sucedido en el Madrid, donde Raúl obligó a Figo a llevar el 10, a Beckham el 23 y a Cristiano el 9, Villa lucirá el 7 sin problemas. El último que lo llevó fue Gudjohnsen. La marcha del islandés al Mónaco lo dejó libre, quizás pensando que tarde o temprano llegaría Villa. El primer 7 en propiedad fue Bakero y después lo llevó Figo.

Con Villa ya fichado, a la espera de lo que suceda con Cesc y quién sabe si con opciones de que Silva sea el sustituto de Henry, el Barça tendrá la próxima temporada, no ya el armazón de la roja, sino la selección entera. Con Valdés bajo palos, aunque el mejor portero de la temporada no vaya a ir al Mundial. Con Piqué y Puyol en el eje de la zaga. Con Busquets, Xavi e Iniesta en el centro del campo. Y con Pedro, Villa y Bojan en punta. Los mencionados Cesc y Silva completarían un once en el que sólo habría que hacer hueco a Messi, Alves y Abidal.

Cerrado Villa, Laporta no quiere dejar la presidencia sin fichar a Cesc. Aunque el catalán quiere volver a casa, Wenger le ha pedido que aguante los dos años que al francés le restan de contrato. El Arsenal rechazó recientemente una oferta de 40 millones que Laporta le hizo llegar. Por más que Fàbregas quiera marcharse, será difícil que el club inglés baje de los 60 y, eso sí, sin ningún jugador en la operación. Wenger es mucho Wenger.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad