Jueves, 20 de Mayo de 2010

Feijóo discrimina a los centros públicos al repartir portátiles

Directores y padres denuncian que la Xunta "dinamita" la escuela pública

J. SALAS ·20/05/2010 - 01:00h

Manifestación contra la política educativa de Feijóo con el gallego, el 17 de mayo.EFE

Las cifras cantan. En la ciudad de A Coruña, la Xunta de Galicia ha entregado ordenadores ultraportátiles para los alumnos, en el marco del Plan Escuela 2.0 lanzado por el Ministerio de Educación, a 11 colegios concertados (privados, pero sostenidos con fondos públicos) y sólo a uno público. En Ferrol, otra ciudad gallega donde se ha puesto en marcha el programa, la proporción es de cinco a cero.

Las denuncias contra esta discriminación que practica la Consellería de Educación, dirigida por Xesús Vázquez, se multiplican estos días por toda Galicia. Según el Gobierno gallego, el reparto respondió a una "mayor implicación" del profesorado de la concertada y a la mejor adaptación de sus instalaciones. La Xunta promete que los portátiles llegarán a todos los alumnos previstos en esta fase del programa a lo largo de "esta legislatura".

Directores de centros educativos públicos, asociaciones de padres y oposición política lamentan que se esté dejando fuera de esta revolución pedagógica a los escolares que estudian en colegios públicos.

"En lugar de universalizar el acceso a estas tecnologías, se ha optado por un criterio de selección de centros que tiene por único objeto beneficiar a los centros privados [concertados]", asegura Guillermo Meijón, responsable de enseñanza del Partido Socialista de Galicia (PSdG).

La línea de trabajo de la Xunta

Según Meijón, desde la llegada de Alberto Núñez Feijóo a la presidencia de la Xunta de Galicia se ha "evidenciado una línea de trabajo contra la escuela pública" que estaría teniendo reflejo ahora en la implantación del Proxecto Abalar de digitalización de las aulas gallegas. "De nuevo se visualizan descaradamente las intenciones de Vázquez al frente de la consellería", zanja Meijón.

El presidente de Cofapa Galicia (la mayor asociación de padres y madres de alumnos gallegos), Virgilo Gantes, no oculta su indignación con lo que está ocurriendo con la escuela pública en Galicia. "Deberían garantizar una educación pública de calidad. Al paso que vamos, o matriculamos a todos nuestros hijos en la privada o no sacarán nada de la escuela", critica Gantes, quien califica de "falsedad absoluta" la justificación que ha dado la Xunta para organizar el reparto de los ordenadores.

El presidente de la asociación de centros públicos de Galicia, José Ángel Suárez, lamenta también "la falsa coartada de que los concertados estén más preparados". Según Suárez, al perjudicar a la pública se está "sepultando en el atraso" a las zonas rurales, donde apenas hay presencia de la red de centros privados concertados.

El PSdG denuncia que la Xunta esconde que Abalar se está financiando en parte con fondos del Ministerio de Educación. Galicia es una de las tres comunidades gobernadas por el PP que firmó el convenio Escuela 2.0 para llevar las nuevas tecnologías a las aulas. Aun así, a pesar de que el Gobierno le ofrecía cinco millones de euros, Feijóo sólo aceptó cuatro, porque el convenio obliga a que ambas partes compartan al 50% el esfuerzo.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad