Jueves, 20 de Mayo de 2010

Camps reprueba a la oposición por pedir datos de la 'Gürtel'

PSOE, Compromís e IU dejan el pleno para protestar por la censura a Ángel Luna

SERGI TARÍN ·20/05/2010 - 01:00h

Rafael Blasco, ayer, durante su intervención en Les Corts, donde la bancada de la oposición (PSPV, Compromís e IU) estaba vacía.JUAN NAVARRO

Al PP valenciano le estorba Ángel Luna, el portavoz parlamentario socialista que se ha convertido en una de las voces más incisivas contra un Francisco Camps arrinconado por el caso Gürtel. Ayer, los conservadores hicieron valer su mayoría absoluta para reprobarlo. ¿El motivo? El 24 de marzo, Luna mostró en Les Corts un informe de la Brigada de Blanqueo de Capitales que demuestra que Francisco Correa, el presunto cabecilla de la trama, se enriqueció con la visita del Papa a Valencia. El documento estaba bajo secreto de sumario y el portavoz del PP, Rafael Blasco, se agarró a ello para tildar de "delictiva" la actitud de Luna y anunciar su "reprobación parlamentaria".

Una censura que el PP preparó minuciosamente. A media mañana, Blasco se encaramó a la tribuna y, cuando se disponía a hilvanar las primeras frases, la oposición en pleno se levantó y abandonó silenciosamente el hemiciclo.

"Quien debería ser objeto de censura es Camps"

La comitiva continuó por los pasillos hasta la sala noble del Parlamento. A la cabeza, los portavoces de todos los grupos escudaron a Luna. "Quien debería ser objeto de censura es Camps, que ha mentido de forma continuada y sistemática", clamó Joaquim Puig, portavoz adjunto del PSPV-PSOE.

Defensa de Compromís e IU

Por su parte, Mònica Oltra, de Compromís, definió el plantón al PP como "un acto de dignidad democrática; hoy es el señor Luna, mañana puede ser cualquiera de nosotros", alertó. De hecho, Oltra también ha sufrido los rigores de PP por preguntar por la Gürtel. El vicepresidente tercero del Consell, Juan Cotino, le espetó que "no conocía a su padre" tras criticar la relación de sus empresas familiares con la trama.

Blasco dice que los socialistas tienen un plan "maquiavélico" para desacreditarlos

Según Oltra, los conservadores han convertido Les Corts en una "trinchera para perseguir y callar a la oposición". Igual se expresó la portavoz de IU, Marga Sanz, que describió a Luna como el símbolo de "una institución que debe luchar por la transparencia".

Mientras, el portavoz del PP leía íntegramente su reprobación a los escaños vacíos de la oposición. Blasco, irritado por el desplante, enfatizó su palabras contra Luna: "Ha traspasado la libertad de expresión" con su "conducta indigna" de trazar "un maquiavélico plan que persigue el descrédito del PP". El aludido se dirigió con posterioridad a los periodistas: "Han querido amedrentarnos con su mala manera de entender la democracia. No está escrito en ninguna Constitución que la labor de la oposición deba contar con el visto bueno del que manda".

No es la primera vez que Luna se enfrenta a las iras del PP. Su obstinación por recomponer todos los agujeros que dejó la Gürtel en las cuentas públicas valencianas ha violentado hasta el extremo al Grupo Popular. Algunos de sus parlamentarios le han retirado el saludo y el president Camps ha convertido sus sesiones de control en un ejercicio de desdén contra el síndico socialista, a quien ha llegado a acusar de querer asesinarle.