Miércoles, 19 de Mayo de 2010

BP recoge más crudo en su intento por detener el derrame en EEUU

Reuters ·19/05/2010 - 20:56h

Las costas de Florida se preparaban el miércoles para la llegada del derrame de crudo arrastrado por fuertes corrientes marinas en el Golfo de México, mientras que los intentos de BP por capturar más petróleo de su pozo dañado mostraban progresos.

Según el Servicio Meteorológico de Estados Unidos (NOAA por su sigla en inglés), los restos del derrame han entrado en una poderosa corriente marina en la península de la Florida, que podría llevarlos al este de los Cayos de la Florida y posiblemente a Miami y Cuba dentro de 8 a 10 días.

BP Plc ha logrado progresos en recoger parte del crudo que fluye desde su pozo en el lecho marino, a 1,6 kilómetros de profundidad, hacia una embarcación en la superficie.

Un ejecutivo de BP confirmó la versión del Gobierno estadounidense de que la firma ahora está capturando cerca de 3.000 barriles por día de crudo, desde los 2.000 bpd de inicios de semana. La petrolera intentará sellar el pozo a inicios de la próxima semana.

BP ha estimado que 5.000 barriles por día se están vertiendo en el Golfo de México desde su pozo tras la explosión y hundimiento de la plataforma que lo perforaba a mediados de abril, en un accidente que causó la muerte de 11 trabajadores.

Sin embargo, parlamentarios y científicos aseguran que la cifra es probablemente mucho mayor.

El turismo de Florida respiró cuando se confirmó que bolas de alquitrán en playas de los Cayos no provendrían del derrame en el Golfo de México, pero responsables dijeron que la industria del turismo, de 60.000 millones de dólares anuales, ya está pagando las consecuencias de la marea negra.

El derrame ya ha descargado restos de petróleo en tierra, especialmente en Luisiana pero también en las costas de Misisipi y Alabama, poniendo en peligro la pesca y refugios de vida silvestre.

La administración Obama está lidiando con un creciente desastre ambiental y económico y ha asumido una dura posición hacia a BP y otras compañías involucradas en el derrame.

ESCENA DEL CRIMEN

En un testimonio preparado para una comisión del Congreso, el presidente de la Federación Nacional de Vida Silvestre, Larry Schweiger, dijo que BP no había revelado los resultados de sus pruebas de dispersantes químicos utilizados en un intento por detener el derrame.

También dijo que la firma había tratado de retener el video que muestra la verdadera magnitud de la fuga.

"El Golfo de México es una escena del crimen y el autor no puede estar a cargo de evaluar los daños", dijo Schweiger, que pidió el Gobierno se encargue del estudio medioambiental y las pruebas.

Grupos ecologistas han advertido que el derrame podría ser peor que el accidente del Exxon Valdez en 1989 en las costas de Alaska -el peor incidente de ese tipo en la historia de Estados Unidos- y que podría causar una calamidad ecológica y económica a la región del Golfo de México.

BP ha dicho que cubrirá los costos del derrame. La compañía estimó la factura por la limpieza en 625 millones de dólares, mientras que analistas dicen que los costes podrían alcanzar miles de millones de dólares.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad