Miércoles, 19 de Mayo de 2010

Obama y Calderón impulsarán reformas en la ley de inmigración

Reuters ·19/05/2010 - 20:32h

El presidente de México, Felipe Calderón, denunció como discriminatoria la nueva legislación migratoria del estado de Arizona en el inicio el miércoles de una visita de Estado a Washington, colocando firmemente el tema en el centro de su viaje.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la primera dama Michelle Obama recibieron a Calderón y a su esposa, Margarita Zavala, en la Casa Blanca en el inicio de la visita de dos días, en la que ambos mandatarios se reunirán y asistirán a una cena de Estado.

Calderón también tiene previsto dirigirse a una sesión conjunta del Congreso estadounidense.

Al lado de Obama, Calderón dijo que a pesar de su "enorme contribución a la economía y a la sociedad de Estados Unidos, a su progreso", millones de inmigrantes "aún viven en las sombras y en ocasiones, como en Arizona, confrontan, incluso, patrones de discriminación".

Los dos presidentes abordarán temas difíciles como la inmigración y la violencia del narcotráfico en medio de la ceremonia de una visita de Estado, la segunda durante la presidencia de Obama.

Los dos países, cuyo comercio supera los 1.000 millones de dólares diarios, tienen posiciones generalmente similares en temas como la economía global y el cambio climático. Millones de mexicanos-estadounidenses y mexicanos viven en Estados Unidos y muchos estadounidenses viajan y residen en México.

"Los Estados Unidos de América y los Estados Unidos Mexicanos no son simplemente vecinos ligados por la geografía y por la historia; por elección somos amigos y somos socios", dijo Obama.

Pero temas como el de la inmigración provocan tensiones, especialmente después de que Arizona aprobara una nueva ley migratoria, así como también la seguridad fronteriza, la violencia del narcotráfico y el comercio.

Obama dijo que la ley de Arizona ponía de relieve la necesidad de una reforma de la ley de inmigración y reflejaba las frustraciones de Estados Unidos, que él comparte, con la ley actual.

BUSCANDO APOYO DE EEUU

Analistas no esperan que la visita genere nuevas iniciativas de peso y en su lugar estarán atentos a ver cómo los dos mandatarios se refieren a los temas difíciles sin molestar en sus países.

"Pienso que si Estados Unidos está diciendo que respaldamos lo que Calderón está haciendo, respaldamos lo que hace en la lucha contra la delincuencia, para respaldar a la economía, esas son probablemente cosas buenas desde esta perspectiva", dijo Eric Olson, un consultor del Woodrow Wilson Center Mexico Institute en Washington.

Obama es muy popular en México.

La ley migratoria de Arizona, que entrará en vigor en julio, requiere que la policía del estado fronterizo revise la situación migratoria de todos aquellos que consideren sospechosos de estar ilegalmente en Estados Unidos.

Los opositores a la ley dicen que alienta la discriminación racial y Obama la ha condenado. Su Gobierno ha amenazado con llevarla a juicio y dice que el asunto muestra la necesidad de una importante reforma migratoria.

Calderón había adelantado a Reuters que mencionaría el tema en Washington.

Encuestas de opinión, sin embargo, muestran que la ley es popular entre los estadounidenses y otros estados han expresado interés en aprobar normas similares.

Los dos presidentes también discutirán temas de cooperación para vencer a los cárteles de la droga, cuyos enfrentamientos por territorios y contra las fuerzas federales han causado unas 23.000 muertes desde que Calderón subió al poder en 2006.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad