Jueves, 20 de Mayo de 2010

Vinicius Cantuária rompe la rutina pintando sambas

El músico brasileño presenta en España su nuevo disco, Samba carioca'

JESÚS MIGUEL MARCOS ·20/05/2010 - 08:00h

El brasileño Vinicius Cantuária.

Vinicius Cantuária trabaja como un pintor. Tiene un pequeño estudio en su casa de Nueva York y ahí dentro se pasa los días, sin horarios ni disciplina, pero también sin descanso. Dibuja ritmos, pinta melodías, embadurna pistas con ruidos, mancha la samba con experimentos sonoros, luego limpia y sigue manchando. "Mi música es como una pared blanca donde voy lanzando colores", dice Cantuária desde la Gran Manzana. Y escuchando Samba carioca (Naïve), su nuevo disco, la metáfora se hace perfectamente comprensible. Huele a óleo.

Cantuária lo presenta hoy y mañana en el Auditorio de Tenerife y en el Teatro Circo de Marte de La Palma, sus dos únicos conciertos en España. En Samba carioca recupera el sonido de su infancia, cuando salía a la calle, de noche, y en cualquier puerta de cualquier casa se encontraba un combo de jazz de guitarra, piano y batería tocando una samba canção. "El disco presenta la integración que busco en mi música: guitarra urbana a base de loops, piano jazzístico americano y al mismo tiempo esa percusión de samba tan melancólica. Siempre intento avanzar en mis discos, intentar algo nuevo", explica el músico.

Al encuentro de la raíz

Cantuária voló a Brasil para que músicos como Joao Donato o Marcos Valle grabaran los pianos que sólo podían tocar intérpretes enraizados en la samba, pero también dejó mucha responsabilidad al virtuoso Brad Mehldau, uno de sus colaboradores habituales en Manhattan.

"Nueva York es el punto máximo de encuentro de culturas"

"Nueva York es el punto máximo de encuentro de culturas. Si algo es posible en alguna parte del mundo es aquí. La colaboración para mí es la manera más correcta e inteligente de poder absorber y entregar cosas", dice un artista que ha trabajado con Laurie Anderson, David Byrne, Ryuichi Skamoto o Brian Eno, todos ellos destacados cabecillas de la vanguardia.

Según Cantuária, "la rutina en la vida está siempre presente. Tienes que comer, caminar, trabajar... La música es el campo perfecto para la experimentación, porque no vas a molestar a nadie, sencillamente pruebas cosas diferentes".