Miércoles, 19 de Mayo de 2010

Dos documentales en Cannes abordan la crisis financiera

Reuters ·19/05/2010 - 18:48h

Una devastadora imagen de un sistema corrupto fuera de control se repite en dos documentales sobre la crisis financiera, que coinciden con el regreso de Oliver Stone a un Wall Street ficticio en el Festival de Cine de Cannes.

Las películas "Inside Job", dirigida por Charles Ferguson, y "Cleveland versus Wall Street", del director suizo Jean-Bertrand Bron, hacen una meticulosa disección de un desastre que puso al sistema bancario mundial de rodillas.

Reduciendo una serie de eventos complejos, los documentales destilan un mensaje simple con su observación del pánico especulativo que une a los estadounidenses compradores de viviendas en los suburbios hasta los funcionarios complacientes y las irresponsables financieras mundiales.

"Esto fue un robo de banco pero fue un robo cometido por el presidente del banco, no por una persona cualquiera que entra al lugar con una pistola", dijo Ferguson en una entrevista con Reuters.

"Este fue un delito cometido por las personas que dirigen el sistema financiero (...) Permitimos que estas personas se volvieran locas y arruinaron el sistema", agregó.

Los nombres más ilustres de Wall Street están atrapados en una batalla de relaciones públicas para salvar sus reputaciones de la corriente de ira popular contra el sector, que dicen es generalmente injusta y desinformada.

Pero con el viejo villano de Oliver Stone, Gordon Gekko también acechando Cannes con "Wall Street: Money Never Sleeps", el creciente estado de ánimo de descontento público ha llegado claramente al festival de cine más importante del mundo.

"Creo que los banqueros deberían estar presos, pero no funciona de esa manera, ¿verdad?", dijo Stone a Reuters en una entrevista después de que su película fuera exhibida fuera de concurso.

"Está pasando y la gente sabe (...) que los bancos nos están arruinando y se salen con la suya", agregó.

Los dos documentales son los equivalentes en el cine a la ola de libros sobre la crisis financiera que colmaron las listas de obras más vendidas en los últimos meses, mientras el público buscaba explicaciones de por qué salió mal.

La película de Ferguson se enfoca en explicar la crisis bancaria, mientras que Bron utiliza el formato de una película de juicio para mostrar a las víctimas del colapso de los créditos hipotecarios de alto riesgo, conocidos como hipotecas subprime, que perdieron sus casas.