Miércoles, 19 de Mayo de 2010

Francia dice que las negociaciones sobre Irán proseguirán, "con o sin" Brasil

EFE ·19/05/2010 - 11:53h

EFE - El ministro brasileño de Exteriores, Celso Amorim, su homólogo iraní Manoucher Mottaki, y el turco, Ahmet Davutoglu, escuchan al director de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI), Ali Akbar Salehi (2-i), durante la firma de un acuerdo nuclear en Teherán (Irán), el pasado 17 de mayo. EFE/Archivo

El embajador de Francia ante la ONU, Gérard Araud, dijo hoy que la negociación de un nuevo conjunto de sanciones contra Irán en el Consejo de Seguridad proseguirán, pese a la decisión de Brasil de no participar en el proceso.

"Las negociaciones continúan, con o sin ellos", dijo en declaraciones a la prensa el representante francés, quien resaltó que es prerrogativa de Brasil participar o no en el diálogo entre los quince miembros del Consejo de Seguridad.

Araud señaló que técnicos de todas las delegaciones, incluida la brasileña, celebraron el martes por la noche un primer encuentro para analizar las sanciones propuesta por EEUU, con el apoyo de otras potencias.

En ese sentido, precisó que el representante brasileño asistió a la reunión, pero no entró en la negociación.

"Estas reuniones continuarán en los próximos días y semanas, y depende de Brasil si quieren participar o no", indicó el embajador francés.

Brasil y Turquía, miembros no permanentes del Consejo, consideran que se debe dar más tiempo a las negociaciones después de conseguir el lunes un acuerdo con Irán para intercambiar uranio empleado en un reactor científico de Teherán.

Estados Unidos presentó el martes al Consejo de Seguridad un proyecto de resolución que endurece el actual régimen de sanciones impuesto a Irán y establece nuevas restricciones en relación al programa nuclear de Teherán.

Esta propuesta cuenta con el respaldo de los cinco miembros permanentes y con derecho de veto del Consejo de Seguridad (Rusia, EEUU, China, Francia y Reino Unido), además de Alemania, que negociaron durante un mes y medio su contenido.

Entre otras cosas, el borrador estadounidense impone por primera vez restricciones para la venta a Irán de armas convencionales y prohíbe proporcionar a Teherán tecnología que pueda ser empleada en el desarrollo de misiles capaces de llevar cabezas nucleares.

Tampoco permite inversiones iraníes en la fabricación de sistemas balísticos o en la extracción y procesamiento de uranio, al tiempo que endurece el régimen de inspecciones a las embarcaciones y aviones iraníes, así como de las actividades financieras y bancarias del país, en especial las realizadas por los integrantes de la Guardia Republicana iraní.

Washington, así como otras potencias, acusan a Irán de tratar de convertirse en una potencia atómica y exigen que cumpla con sus obligaciones bajo el Tratado de No Proliferación (TNP), del que Teherán es signatario.

Por su parte, el Gobierno iraní asegura que su programa nuclear es exclusivamente de naturaleza científica y exige respeto a su derecho a explotar este tipo de fuente de energía.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad