Miércoles, 19 de Mayo de 2010

Correa dice que "era por lo menos una ligereza" invitar a Lobo

EFE ·19/05/2010 - 07:35h

EFE - El presidente de Honduras, Porfirio Lobo. EFE/Archivo

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, reiteró hoy, en una entrevista con EFE, el frontal rechazo a una legitimación del presidente hondureño, Porfirio Lobo, y consideró que "era por lo menos una ligereza" la invitación a la Cumbre de la UE y América Latina.

"Sería un precedente nefasto permitir que haya un golpe de estado descarado, se llame a elecciones después y no pase nada. Eso Unasur no lo va a permitir", afirmó Correa.

El mandatario ecuatoriano, que es también presidente de turno de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), confesó que no conoce a Lobo, que, asistió hoy, a pocos metros de donde Correa realizó estas declaraciones, a la Cumbre Unión Europea-Centroamérica.

El presidente de Honduras, que fue elegido por mayoría en las elecciones celebradas a finales de noviembre, renunció a asistir a la VI Cumbre UE-América Latina y Caribe, que se celebró ayer martes en la capital española, después de que cuatro países de Unasur -Brasil, Ecuador, Bolivia y Venezuela- amenazaran con ausentarse si participaba.

"Yo ni siquiera conozco al presidente Lobo, no se si es buena persona, mala persona, inteligente o limitado, pero la gran pregunta: ¿un demócrata se hubiera prestado a unas elecciones en esas condiciones o primero hubiera exigido que se restituya el orden constitucional?", señaló.

Sobre los argumentos de algunos países que han reconocido a Lobo de que no es el primer presidente que surge de unas elecciones convocadas por militares, Correa dijo que esos casos en América Latina ocurrieron "hace 30 años" y "no se puede argumentar eso en la Latinoamérica del siglo XXI".

En cuanto a la amenaza de boicot a la cumbre de los cuatro países de Unasur, Correa argumentó que "estamos hablando de un Gobierno totalmente ilegítimo nacido de unas elecciones espureas. Por favor, qué le pasa a Europa. Europa ha sido la cuna de la democracia. No podemos tener esos dobles estándares".

"Soy muy reconocido y tengo un especial estima y cariño por el Gobierno español. Era por lo menos una ligereza invitar a un Gobierno de esa naturaleza sin consultar al resto de gobiernos de América Latina", afirmó.

En este contexto, recordó que cuando se celebró la cumbre de Cancún del Grupo de Río, el presidente mexicano, Felipe Calderón, "consultó a los diferentes países de América Latina si querían invitar a Lobo y dijeron no, y no lo invitó. Esperamos una postura similar de España. Se rectificó. Estamos muy reconocidos con España".

"Pero qué le pasa a Europa, por favor, imagínese el precedente: un golpe de estado, tres meses más, elecciones y no pasó absolutamente nada. A que están induciendo a la región?", agregó Correa.

El Gobierno español sostiene que hubo un "malentendido" en torno a la asistencia de Lobo a la cumbre de UE-ALC.

Sobre la división de opinión respecto a Honduras existente también en Latinoamérica, como es el caso de Costa Rica, el presidente ecuatoriano dijo que respeta muchísimo a ese país "y sobre todo a esa querida amiga que es Laura Chinchilla, pero no comparto nada ese criterio".

Sobre la utilidad de Unasur y las críticas de algunos dirigentes como el presidente de Perú, Alán García, de que su creación supuso un gran incremento de los gastos en armas, Correa dijo que "habría que verificar las cifras de si hubo duplicación del gasto. Es claro que ha habido aumento del gasto militar y eso nos preocupa a todos".