Miércoles, 19 de Mayo de 2010

Correa: La disputa en torno a ley del agua es "una lucha de poder" ilegítima

EFE ·19/05/2010 - 15:25h

EFE - El presidente de Ecuador, Rafael Correa, durante la entrevista que concedió hoy a Efe, en la que acusó a algunos dirigentes indígenas de su país de intentar controlar los recursos hídricos para hacerse con una cuota de poder que no han obtenido en las urnas.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, acusó hoy en una entrevista con EFE, en Madrid, a algunos dirigentes indígenas ecuatorianos de intentar controlar los recursos hídricos del país para hacerse con una cuota de poder que no han obtenido en las urnas.

"Los problemas no son con las comunidades indígenas, sino con ciertos dirigentes indígenas. Los problemas son más de fondo. Algunos dirigentes indígenas tienen su propio plan de gobierno pero nunca les va bien en las elecciones", dijo Correa.

El presidente sostuvo que los cabecillas de las protestas contra la polémica Ley de Recursos Hídricos, cuya aprobación ha sido paralizada en el Parlamento, intentan conseguir "lo que no logran en las urnas" y utilizan la ley "como pretexto", ya que "tienen su propio proyecto político, y han visto recortados sus privilegios".

En este contexto, afirmó que se han encontrado cosas que "están en el límite de la ética" y sostuvo que "por presiones, se habían apoderado de la dirección nacional de Educación Bilingüe", de la que hicieron "prácticamente un botín político".

"Quitamos este botín político y hemos encontrado cosas horrorosas, por ejemplo convenios que desconocíamos para dar centenas de miles de dólares a estas organizaciones", señaló.

Para Correa, al retirar esto, "han recibido un durísimo golpe en su logística para tener influencia política , de ahí vienen los problemas".

"Para mí lo más fácil si fuera deshonesto sería mantener como botín político de ciertas organizaciones indígenas la dirección nacional de Educación Bilingüe, pero sería quitarles el futuro a los niños indígenas y no estamos para eso", agregó.

Correa defendió la Ley de Recursos Hídrico, contra la cual se llevaron a cabo manifestaciones, cortes de vías públicas y diversos enfrentamientos, porque -dijo- es "una ley tremendamente positiva y cumple con todas las aspiraciones de los indígenas".

"El problema está en que ellos quieren manejar el agua, quieren imponer un consejo plurinacional para manejar el agua, y en democracia la autoridad nace de las elecciones".

Se trata -prosiguió- de "un recurso fundamental no solo para los indígenas sino para todos los ciudadanos de Ecuador, y ahí es donde está el problema, es una lucha de poder, y en este caso ilegítima por parte de las organizaciones indígenas que quieren apoderarse del agua".

En este punto, el presidente enumeró algunas reclamaciones "absurdas: prohibir las envasadoras privadas del agua, porque para ellos eso es privatizar el agua. Que todas las termas y fuentes sean comunitaria, que no haya proyectos turísticos privados en fuentes termales, lo que implicaría la quiebra de muchos proyectos y ciudades turísticas".

Según Correa, la ley establece la prioridad para las comunidades indígenas, pero no en forma exclusiva. Si hay una inversión privada para desarrollar un centro termal o un proyecto turístico, bienvenido sea, pero quieren prohibirlo todo".

"Hay mucha prepotencia, mucha arrogancia ilegitima. Se quieren convertir en autoridad cuando es autoridad no ha sido legitimada en las urnas y no lo vamos a permitir", señaló, para añadir "No podemos caer en fundamentalismos absurdos como sería "eliminar la propiedad privada"

Los indígenas "tienen prioridad, si es que tienen un proyecto, pero si no lo hay se puede concesionar el agua", agregó.

El presiente ecuatoriano asistió en Madrid a la Cumbre UE-América Latina y Caribe, que se celebró ayer martes, y hoy participó también en una cumbre de la Comunidad Andina de Naciones con la Unión Europea.