Miércoles, 19 de Mayo de 2010

Evo Morales pide al magistrado ayuda para la Justicia de su país

Se pregunta "cómo es posible que quien busca justicia sea ajusticiado"

IÑIGO ADURIZ ·19/05/2010 - 14:02h

Ha sido suspendido por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), pero el juez Baltasar Garzón sigue siendo todo un referente en América Latina. Ejemplo de ello fue el encuentro que mantuvo ayer el magistrado con el presidente de Bolivia, Evo Morales.

El máximo mandatario boliviano explicó que, con motivo de su visita a Madrid por la Cumbre UE-América Latina, pidió expresamente una "audiencia" con el "doctor Garzón", para que le asesorara sobre la "transformación del Poder Judicial en Bolivia".

El juez y Morales se reunieron ayer durante algo más de 40 minutos en un céntrico hotel madrileño atestado de periodistas. Se habían citado a las 11.30, pero ninguno de ellos fue puntual. Garzón tuvo aún que esperar al presidente boliviano durante 40 minutos. Tras el encuentro y un posado para los fotógrafos, el magistrado se marchó sin mediar palabra y el presidente boliviano celebró una rueda de prensa.

"En Bolivia, Garzón es reconocido por su trayectoria y, sobre todo, por hacer justicia a través de las legalidades internacionales", explicó Morales. El mandatario boliviano no quiso entrar en "asuntos internos", pero sí expresó al juez su solidaridad tras su suspensión por intentar investigar los crímenes del franquismo. "¿Cómo es posible que una persona que busca justicia pueda ser ajusticiada?", se preguntó.

En el mismo acto, Morales volvió a mencionar la supuesta connivencia del PP para cometer en 2008 un "golpe de Estado" contra su Gobierno. Y negó haber hecho "acusaciones" contra los conservadores ya que, explicó, únicamente se refirió a informaciones aparecidas en los medios.

El vínculo del PP

Según él, la Fundación Iberoamérica Europa, presidida por el ex diputado del PP Pablo Izquierdo, realizó desembolsos entre 2008 y 2009 a favor de la Cámara de Industria y Comercio de Bolivia, que a su vez transfirió ese dinero a "sujetos y empresas vinculadas a la investigación" que se sigue en Bolivia "por separatismo y terrorismo".