Jueves, 20 de Mayo de 2010

Una orgía de libros

Acercarse a las librerías más originales, más bonitas y más exclusivas de Europa puede ser una forma distinta de hacer "shopping".

PÚBLICO ·20/05/2010 - 09:28h

Turismo de Portugal - Livraria Lello en Oporto /

Aunque la pálida luz de los e-books, los i-pods, los i-pads y los i-phones iluminan tenuemente el rostro de cada vez más lectores, todavía quedan como acogedores refugios llenos de calma y de historias, en medio del tráfago incesante de la ciudad, las librerías. Allí guardan algunos de esos antiguos artefactos que todavía conservan el nombre de libros.

Conocer la cultura de cada país que visitamos es la mejor llave para acceder a su verdadero corazón. Una llave que suelen tener guardada estos lugares cargados de tranquilidad y belleza que son las viejas librerías. Desde Hatchards, proveedora oficial de textos de la Casa Real británica, inaugurada en pleno Picadilly en 1797, hasta una antigua iglesia de los Dominicos con 800 años de historia en Maastricht, el periplo puede resultar inopinadamente sorprendente.

En la antigua y noble ciudad de Oporto, desde el año 1881 tiene abiertas sus puertas la Livraria Lello, ubicada en un edificio de prodigiosa belleza. Las estanterías, los paneles, las columnas y la techumbre son el resultado de una esmeradísima labor de marquetería. La alucinación sólo encuentra un punto de apoyo en la magnífica escalera central, sobre la que pivota todo su espacio. No es mal asunto acercarse a Oporto, pasar una tarde en Lello y comprar algo de Pessoa.

De un salto llegamos a Maastricht en Holanda, que es donde se encuentra la Boekhandel Selexyz Dominicanen. Es un verdadero templo, ya que está ubicada en una iglesia. Gracias a la labor de rehabilitación de los arquitectos holandeses Merks & Girod, esta antigua iglesia con más de 800 años de antigüedad, que perteneció en su origen a la orden de los Dominicos, y que en algún momento se utilizó incluso como depósito de bicicletas, probablemente sea hoy día la librería más bella del mundo. Una monumental estantería negra de varias plantas, situada asimétricamente entre la nave central y la nave derecha, lleva al visitante, casi sin que se dé cuenta, hacia su interior. Asciende uno entre libros, lentamente, y, una vez arriba, contemplamos las colosales dimensiones del templo.

Conocer la cultura de cada país que visitamos es la mejor llave para acceder a su verdadero corazón.

En la cercana Bruselas, ocupando una encantadora y vieja casa, muy cerca de la iglesia de Santa Magdalena, Posada Books es una preciosa librería, famosa tanto por su adorable interior como por su colección de libros, tanto nuevos como de segunda mano. Su colección de catálogos de exposiciones consta de ejemplares que se remontan a principios del siglo pasado. También suelen organizar exposiciones.

Ya en las islas, iniciamos la ruta por el norte. Pocos amantes de los libros pueden dejar de sentirse seducidos por la arquitectura neoclásica de la ciudad de Glasgow. En uno de estos edificios, originalmente diseñado por Archibald Elliot en 1827 para el Royal Bank, Borders ha ocupado este privilegiado lugar en la Royal Exchange Square desde inicios del siglo pasado. La gente leyendo en las escaleras exteriores se han convertido en un símbolo de la ciudad, casi tanto como el cono de tráfico en la cabeza de la estatua de Wellington.

Scarthing Books, en Cromford-Derbyshire, cerca de Nottingham, lleva vendiendo libros nuevos y de segunda mano desde su inauguración en 1974. Situada en una calle lateral de esta pequeña ciudad, esta librería resume sus intenciones en su eslogan: "Una librería para la mayoría de las minorías". Hay que especializarse para evitar que puedan contigo. Se trata, además, de un lugar acogedor en el que también se celebran tertulias, seminarios y cursos.

Y ya en la capital del reino, Hatchards lleva abierta al público desde 1797, y siempre en la misma ubicación: Picadilly, Londres. Casi nada. Proveedora oficial de la Casa Real británica, Lord Byron y Oscar Wilde fueron algunos de sus clientes. Hoy día es posible encontrarse entre sus estrechos pasillos a políticos, literatos, nobles y otras figuras de la vida social británica. Sus cinco pisos a los que se accede por una escalera de madera están repletos de historia. Y de libros.