Miércoles, 19 de Mayo de 2010

La parricida de Lloret convivía con un pederasta

El hombre, detenido el 7 de mayo en Barcelona, está acusado en Gran Bretaña de abusos sexuales a otra hija de la mujer

LLUISA FUENTES / AGENCIAS ·19/05/2010 - 11:27h

AFP - Fotografía de Martin Smith, pareja de la mujer que asesinó ayer a sus dos hijos en Lloret.

La británica LianneSmith, de 43 años, detenida el pasado martes como autora confesa de la muerte por asfixia de dos de sus hijos en un hotel de Lloret de Mar (Girona), convivió durante años con Martin Anthony Smith, el presunto pederasta detenido el pasado 7 de mayo por los Mossos de Esquadra en Barcelona. Martin, que era buscado por la Justicia del Reino Unido desde enero de 2008, fue extraditado por las autoridades españolas a Londres el martes, el mismo día en que murieron los dos pequeños.

Según diversas fuentes citadas por medios británicos y españoles, Martin y Lianne huyeron juntos de su país a finales de 2007, después de que él fuera puesto en libertad condicional bajo fianza tras ser acusado de abusar durante diez años de la hija mayor de la mujer, que entonces tenía 16 años, fruto de otra relación.

La policía cree que ella mató a sus dos hijos porque temía perder su custodia

Sin embargo, fuentes de la investigación citadas por otros medios aseguraban ayer que Lianne y Martin habían roto su relación hace unos dos años y ya no vivían juntos. De hecho, la mujer había regresado a Gran Bretaña poco después de quedar embarazada de su último hijo, Daniel, que tenía 11 meses al morir. La mujer estaba ahora en España para pasar unos días de vacaciones en la Costa Brava con los dos pequeños, según algunas fuentes. No obstante, las ediciones digitales de algunos medios británicos hablaban ayer de que había decidido huir del Reino Unido precisamente tras conocer la detención de su ex pareja.

Martin, sin embargo, se siguió ocultando durante todos estos años en España. En concreto, en un piso del barcelonés barrio de Horta-Ginardó. A la entrada de esta vivienda, fue arrestado por la policía autónoma hace dos semanas en cumplimiento de una petición de las autoridades británicas, que lo buscaban por un delito continuado de agresiones sexuales.

En el momento de su captura, el presunto pederasta no opuso resistencia y se mostró sorprendido de que hubiera sido localizado. No hay constancia de que haya cometido ningún delito en España.

La autopsia debe determinar la causa de la muerte y si sufrieron abusos

La simpatía de Rebecca

Días después de la detención, Lianne llegó a Lloret de Mar, al hotel Miramar, situado en el centro de esta localidad costera. Según informó ayer la cadena de televisión BBC, la recepcionista del establecimiento ha asegurado que la mujer y los dos pequeños se alojaban en la habitación 101 desde el pasado sábado. La empleada recordaba el carácter abierto de Rebecca, de cinco años, quien solía saludar a los empleados del hotel.

Una situación de normalidad que se rompió el pasado martes, cuando la madre alertó a los recepcionistas de que algo ocurría con sus hijos y pidió una ambulancia para ellos. Miembros de los equipos sanitarios de la localidad acudieron a la habitación del hotel, pero sólo pudieron certificar el fallecimientos de los dos pequeños. En sus cuerpos no se observaban signos externos de violencia.

Una de las hipótesis que manejan los investigadores sobre el móvil del doble parricidio es que la mujer mató a los pequeños por miedo a que las autoridades de su país le retiraran la custodia tras ser detenida su pareja y acusada de tan graves delitos.

La consellera de Justíciade la Generalitat, Montserrat Tura, se mostró cauta sobre el móvil del presunto doble crimen: "Hay que conocer los aspectos psicosociales y, por lo tanto, lo que puede haber pasado en la vida de esta mujer; ya que tal vez haya influido decisivamente en la acción".

Todo apunta a que la madre habría asfixiado a sus hijos, pero la policía no descarta que les hubiera suministrado algún fármaco antes para dormirlos. La autopsia, que está previsto que se realice hoy en el Instituto de Médicina Forense de Girona, confirmará estos extremos. También debe determinar si la pequeña Rebecca sufrió algún tipo de abuso sexuales durante el tiempo que convivió con el presunto pederasta mientras este vivió con ella y con su madre.

En estado de 'shock'

Desde el crimen, la mujer se encuentra en estado de shock, según fuentes de la investigación. Los mossos la trasladaron a la comisaria de Blanes el martes por la tarde, tras su detención, y allí permaneció durante todo el día de ayer, a la espera de pasar hoy o mañana a disposición judicial. En el juzgado será sometida a examen psiquiátrico. El juez encargado del caso ha decretado el secreto de sumario.

El Ayuntamiento de Lloret de Mar ha convocado para esta mañana a las 11.00 un minuto de silencio para mostrar la consternación de este municipio gerundense por latrágica muerte de los dos niños británicos.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad