Miércoles, 19 de Mayo de 2010

Cuatro talibanes mueren en un ataque a la base estadounidense de Bagram

EFE ·19/05/2010 - 07:32h

EFE - Un policía afgano mantiene hoy a los transeuntes alejados de la base aérea de Bagram, mientras los combates continúan entre insurgentes y las fuerzas de seguridad, en las afueras de Kabul (Afganistán).

Cuatro talibanes murieron hoy en un ataque contra la principal base estadounidense en Afganistán, en Bagram, informó a Efe jefe de la Policía provincial, Abdul Rahman Sayedkhil.

La fuente explicó que los talibanes, armados con fusiles automáticos, cohetes y explosivos adosados al cuerpo, hirieron a ocho soldados estadounidenses en el intercambio de fuego, que duró una hora.

Bagram es una base aérea ubicada a unos 50 kilómetros de Kabul, en la provincia de Parwan, y la principal de las fuerzas de EEUU destacadas en Afganistán.

Según el jefe de la Policía de Parwan, cinco talibanes suicidas lanzaron un ataque a la base a las 03.00 horas locales de hoy (22.30 GMT del martes), contra los puestos de control de la instalación.

Durante una hora, se enfrentaron con los soldados estadounidenses y afganos que vigilan la base.

Tres de los insurgentes murieron en el intercambio de fuego mientras que un cuarto detonó la carga explosiva que portaba, aseveró el jefe policial, quien añadió que el quinto atacante fue detenido.

Según Sayedkhil, ocho soldados estadounidenses quedaron heridos en el enfrentamiento, en el que no hubo bajas entre las tropas afganas.

Un portavoz de la fuerza ISAF de la OTAN consultado por Efe dijo tener conocimiento del ataque a la base, pero no pudo proporcionar detalles.

Los talibanes asumieron la autoría del ataque a través de su portavoz, Zabiullah Mujahid, quien dijo a Efe que en él participaron cinco insurgentes y aseguró que causaron 20 bajas mortales entre las tropas de EEUU.

Mujahid añadió que la acción contra Bagram es parte de la nueva operación "Al Fatah" que anunciaron en días pasados, que supondrá una intensificación de sus ataques en todo el país, con objetivos en las grandes ciudades.

Ayer, seis soldados extranjeros y doce civiles murieron en Kabul en la acción de un suicida talibán, que lanzó un vehículo cargado con explosivos contra un convoy de la ISAF.

Medio centenar de personas resultaron heridas en este atentado, que se produjo en las proximidades de un centro de reclutamiento del Ejército de Afganistán, en el oeste de la capital.