Miércoles, 19 de Mayo de 2010

El TC llega al pleno sin acuerdo sobre la sentencia del Estatut

Si el borrador del conservador Jiménez no reúne el apoyo necesario, es probable que Casas asuma la ponencia. Cuatro magistrados proponen diversas fórmulas para realizar la votación

ÁNGELES VÁZQUEZ ·19/05/2010 - 06:00h

La presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, en un acto público, el pasado noviembre.Mónica Patxot

El Tribunal Constitucional (TC) afronta otra semana en la que se convertirá en el centro de la expectación mediática y política. El pleno fijado para hoy y mañana volverá a intentar sacar adelante la sentencia más esperada, la del Estatut de Catalunya. Sin embargo, no parece factible que el borrador que el vicepresidente del alto tribunal, Guillermo Jiménez, explicará a sus compañeros reúna los acuerdos necesarios para convertirse en resolución. Si es así, se volverá a cambiar de ponente. Fuentes próximas al alto tribunal señalaron a Público que, en ese caso, todo apunta a que asumirá esa responsabilidad la presidenta, María Emilia Casas.

Para que la propuesta de sentencia del actual ponente salga adelante necesita reunir seis apoyos. Los cuatro magistrados considerados progresistas, que se quedaron en minoría al votar a favor del quinto borrador de la anterior ponente, Elisa Pérez Vera, no suscribirán un texto que endurezca las condiciones de aquel fallo, que preveía declarar inconstitucionales 15 artículos del Estatut e interpretar otros 24. El recurso del PP impugna 114 artículos y 12 disposiciones.

En esta ocasión, el consenso pasa porque Manuel Aragón, nombrado a propuesta del Gobierno, y los cinco magistrados conservadores voten a favor de la sentencia que les explicará hoy Jiménez. Una opción que se presume muy complicada teniendo en cuenta que Aragón estuvo a punto de votar con los progresistas el texto de Pérez Vera, al que él mismo había contribuido con sus aportaciones, junto con la presidenta, María Emilia Casas.

Por segunda vez

El voto de Aragón se sumó al de los cinco magistrados conservadores, por la no inclusión en el fallo de una reafirmación de la supremacía de la soberanía española sobre la nación catalana de la que se habla en el preámbulo del Estatut. Esta manifestación, según fuentes próximas al alto tribunal, ya figuraba en dos de los fundamentos jurídicos de la propuesta de sentencia.

El rechazo al texto de Pérez Vera se produjo el pasado 16 de abril, y fue la segunda vez que Aragón se alineaba con los magistrados más contrarios al Estatut de Catalunya. La primera tuvo lugar en noviembre del año pasado, pero justo antes de Semana Santa parecía que volvía a acercarse a la posición de los magistrados enmarcados en el bloque progresista.

El rechazo del borrador de Pérez Vera por seis votos a cuatro hizo que la presidenta pasara la ponencia a manos del vicepresidente, al que se dieron 15 días para redactar un nuevo texto. Jiménez, que ya ha excedido ese plazo, forma parte del nuevo bloque bisagra de magistrados que se ha gestado durante la deliberación de la sentencia del Estatut. También se incluye en él al propio Aragón y al conservador Ramón Rodríguez-Arribas. Se pudo ver a los tres juntos en una corrida de toros durante la pasada Feria de Abril.

La posición que se supone a los tres parece muy alejada de la que pueden tener el trío de magistrados más contrarios al texto catalán: Javier Delgado, Vicente Conde y Jorge Rodríguez-Zapata. El primero era partidario de estimar la mitad del recurso del PP, lo que supondría declarar inconstitucionales alrededor de 70 artículos del texto catalán.

De ahí que se considere complicado que en este pleno haya sentencia, aunque aumente el número de preceptos declarados inconstitucionales, entre los que se incluyen el que regula los símbolos nacionales y las relaciones bilaterales entre Generalitat y el Estado.

Por eso, si queda patente esta imposibilidad de dictar sentencia, es muy posible que se produzca un nuevo cambio de ponente, como ocurrió el pasado 16 de abril. Fuentes próximas al Constitucional señalaron que la presidenta asumirá la ponencia para volver a intentar lograr una mayoría de cinco magistrados. Con su voto de calidad, habría sentencia del Estatut. Esa era la opción barajada justo antes de Semana Santa, cuando se creía que Aragón estaba tan próximo al sector progresista que votaría junto a Casas, Pérez Vera, Pascual Sala y Eugeni Gay.

En caso de que la presidenta del TC asuma la ponencia, se trataría de un último intento para aprobar el fallo con la composición actual del tribunal. De hecho, Casas también recibiría el encargo de redactar su propuesta en un plazo de dos o tres semanas.

Precepto a precepto

Por otra parte, según ha podido saber este diario, cuatro de los diez magistrados que participan en las deliberaciones han presentado escritos en los que proponen distintas formas de votar la sentencia.

Una de las posibilidades es realizar una votación precepto por precepto. Se baraja como última opción, por los problemas que supone redactar una sentencia en la que cada artículo impugnado cuenta con el respaldo de un número diferente de magistrados.

1.388 días a vueltas con la reforma legal

Arranca el Estatut

El 9 de febrero de 2004 se constituyó la ponencia que elaboró el proyecto.

El Parlament vota

Diecienueve meses después, el Parlament de Catalunya aprueba el texto con el voto en contra de los parlamentarios del PP.sometido a referéndumLos catalanes fueron llamados a votar el texto el 18 de junio de 2006. El 51,1% evitó hacerlo. Ganó el ‘sí' con un 73,2%.

El recurso del PP

Los conservadores llevaron al Tribunal Constitucional el recurso en contra de la reforma del Estatut de Catalunya el 31 de julio de 2006.

Entra en vigor

Nueve días después entra en vigor. El 20 de julio ya había sido publicado por el BOE y el Diari Oficial de la Generalitat.

Montilla se anticipa

El president de la Generalitat envía una carta a 201 instituciones y asociaciones para pedir su respaldo frente a una posible sentencia contra el texto.

Fuera el quinto borrador

El 16 de abril, la ‘fuga' del progresista Manuel Aragón frustra la sentencia. Seis magistrados votan contra la propuesta de Elisa Pérez Vera, que deja de ser ponente en favor de Guillermo Jiménez.

No a tres propuestas

Después de que los conservadores y Aragón tumbaran tres de sus propuestas, Guillermo Jiménez distribuye entre ellos una cuarta. 

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad