Miércoles, 19 de Mayo de 2010

Declarado el toque de queda en Bangkok tras el asalto al bastión rojo

Las Fuerzas de Seguridad asaltaron el bastión rojo de la capital dejando 15 muertos. Los disturbios se han extendido con más de 20 incendios

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·19/05/2010 - 01:14h

La violencia con la que se ha empleado el Ejército tailandés para desalojar a los 'camisas rojas' del centro comercial de Bangkok ha forzado su rendición. Pero según sus líderes, después de seis semanas de enfrentamientos, "la lucha no ha terminado".

Los opositores dicen dejar la violencia para evitar más víctimas, al menos cuatro hoy. Cuarenta en el último mes. Pero la situación en la capital de Tailandia parece lejos de calmarse. El Gobierno ha decretado el toque de queda ante los disturbios que se han desatado después porque mientras los opositores que estaban en el centro comercial han bajado los brazos, los que escaparon han vuelto a generar más disturbios. 

Las informaciones de agencias y canales internacionales dejan a las claras que la rendición ha sido una cosa temporal. En el momento en que los líderes rebeldes anunciaban la tregua, tres granadas explotaban a la entrada del campamento hiriendo a dos militares y a un periodista. Los opositores seguían entonces quemando neumáticos en otras partes de la ciudad. Los militares anunciaron el fin de la ofensiva y que la situación en el parque Lumpini estaba controlada, pero la violencia se desató por otros sitios de la capital con saqueos e incendios

27 edificios quemados

En Bangkok, al menos 27 edificios han sido incendiados. La emisora del frente antigubernamental "Radio roja" instó después de la entrega de sus líderes a "arrojar fuego si estáis cerca de cualquier banco", lo que llevó a las entidades bancarias a cerrar todas sus sucursales en Bangkok y provincias vecinas.

En la capital tailandesa, una metrópoli de más de 12 millones de habitantes y de una extensión de más de 1.500 kilómetros cuadrados, los comercios y las empresas cerraron cuando las autoridades anunciaron que las 20:00 hora local (13.00 GMT) entraría en vigor el toque de queda.

Los enfrentamientos se han extendido en Bangkok tras el asalto del Ejército  

En la capital, el primer piso de la Bolsa está en llamas según Reuters y las imágenes de televisión muestran también uno de los centros comerciales más importantes de la capital ardiendo. Según EFE, los camisas rojas habrían atacado también la sede del canal 3 de la televisión estatal y la BBC insiste en que hay hasta 27 incendios en Bangkok.

La agencia española asegura que los periódicos en lengua inglesa The Nation y Bangkok Post han decidido evacuar a su personal por miedo a ser atacados.

En Khon Keon, una ciudad del noreste, los opositores incendiaron el edificio del ayuntamiento. Fue el segundo acto de este tipo hoy. En Udon Thani, a unos 50 kilómetros al sur de la frontera con Laos, unos 5.000 partidarios del frente rojo asaltaron e incendaron el consistorio también.

Asalto inmediato

A primera hora de la mañana, el Ejército consiguió romper las barricadas de tres metros de alto en el campamento de los 'camisas rojas'. Armados con vehículos blindados, excavadoras y rifles de asalto consiguieron penetrar por la zona sur del perímetro. El humo de los neumáticos quemados se mezclaba con los gases lacrimógenos y los chorros de agua a presión de las fuerzas de seguridad.

Al menos 55 personas han muerto desde el pasado jueves

Algunos opositores consiguieron escapar, pero los medios tailandeses indican que aún podría haber miles de personas instaladas en el campamento, incluídas mujeres y niños. 

El asalto ha dejado al menos 15 muertos, entre los que hay un fotoperiodista italiano. Nueve cadáveres fueron localizados en el interior del templo budista de Pathum Waranan, situado muy cerca de la zona de la que hoy fueron desalojados los camisas rojas tras mantener tiroteos con los soldados, dijo el doctor Piyalarp Wasuwat, del hospital Phra Mongkut.

Desde que comenzaron los disturbios a raíz de que el Ejército emprendiera el pasado jueves una amplia operación para cercar a los manifestantes en su campamento, al menos 55 personas han muerto y unas 450 resultado heridas. Con estas víctimas de los disturbios se eleva a 84 el número de personas que han perdido la vida y aumenta hasta 1.800 la cifra de heridos desde que a mediados de marzo empezaron las protestas.

Noticias Relacionadas