Miércoles, 19 de Mayo de 2010

El magistrado, dispuesto a recurrir al Tribunal de Estrasburgo

Si las garantías procesales no se respetan

ANDRÉS PÉREZ ·19/05/2010 - 01:00h

Baltasar Garzón desplegó ayer en París todos los matices del lenguaje jurídico para dejar clara su posición. El juez siente "el máximo respeto" hacia el Tribunal Supremo y se siente "tranquilo" por las garantías procesales de que gozará. Pero como cualquier ciudadano, "si esas garantías no se respetan, existen otras vías" de recurso, como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Así lo dijo ayer un Garzón literalmente exprimido a golpe de preguntas por una decena de periodistas franceses y españoles que se agolpaban en la sala de reuniones de la primera teniente de alcalde de la Ciudad de París, Anne Hidalgo.

Libertad y democracia

La vicealcaldesa, hija y nieta de refugiados españoles, acogió y homenajeó a Garzón porque "París es una ciudad que siempre se ha enorgullecido de acoger a los combatientes de la libertad y de la democracia". La pequeña escultura de la artista Clara Halter que la ciudad de las luces regaló al magistrado contenía la palabra paz escrita en decenas de lenguas, y regalos así suelen ser el preludio habitual a la concesión del estatuto de Ciudadano de Honor de París, título del que goza por ejemplo el Dalai Lama.

Garzón no se salió ni un milímetro a la hora de hablar del sistema judicial español. "Es un sistema democrático" y "no voy a criticarlo, menos aún fuera de España", destacó. El Supremo merece "el mayor de los respetos, como no podía ser de otra manera" , añadió. No obstante, recalcó que "la acción de la Justicia debe ser independiente y respetuosa con el principio de la presunciónde inocencia", y que él ejercerá su derecho a la defensa. Como no siente que le "persiga nadie", hará como cualquier ciudadano: si no se respetaran sus garantías procesales, "existen otras vías de recurso". Esto es, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.