Martes, 18 de Mayo de 2010

Leonardo Sbaraglia protagoniza "Impostores", serie basada en "Nueve Reinas"

EFE ·18/05/2010 - 19:00h

EFE - El actor Leonardo Sbaraglia. EFE/Archivo

Leonardo Sbaraglia descartó rodar "Nueve Reinas" para trabajar en España y ahora protagoniza "Impostores", serie televisiva basada en ese éxito del cine argentino, cuyo gran momento, según el actor, se debe a la reconstrucción de "lazos culturales, sociales e intelectuales" conseguida tras la dictadura.

Leonardo Sbaraglia (Buenos Aries, 1970) protagoniza la producción argentina "Impostores", primera serie latina que estrena en España el canal de pago Fox Crime (desde el 24 de mayo) y "una oportunidad" con la que desquitarse de uno de esos episodios que el azar tiene reservados a los actores y sus elecciones.

Y es que la serie está basada en "Nueve Reinas", la historia de dos estafadores bonaerenses dirigida por el desaparecido Fabián Bielinsky, y que Sbaraglia rechazó protagonizar para probar suerte en España.

A cambio rodó "Intacto" (2001), de Juan Carlos Fresnadillo, una película "muy importante" para él, apunta en entrevista con Efe Sbaraglia, que consiguió con ella el Goya al mejor actor revelación e inició así una exitosa trayectoria en el cine español, en la que destacan cintas como "En la ciudad sin límites" (2002) o "Carmen" (2003).

Con "Impostores" ha dado rienda suelta a su faceta más "cómica", porque sus protagonistas, siempre en pos de la estafa perfecta, cambian continuamente de registro y apariencia, lo que le ha permitido "jugar" y tomarse "licencias" que sus habituales papeles dramáticos no le permiten.

"Impostores" plantea en cada episodio una estafa diferente, siempre articulada de la mano del viejo seductor El Pardo (Federico Luppi), que guía en las tramas a su reflexivo hijo Alex (Sbaraglia) y a la bella e intuitiva Vicky (Leticia Brédice, única representante de "Nueve Reinas" en la versión televisiva).

"Impostores" tiene el mismo punto de partida que la película, dado que Bielinsky tenía como idea original rodar una serie, apunta el actor, aunque añade que ahora los personajes "no son tan realistas" y se ha "virado más al humor".

El medio televisivo le ha servido a Sbaraglia para retomar el contacto con la "cultura" de su país, algo que "necesitaba", ya que sentía dentro algo "intacto" por desarrollar en Argentina.

Hijo de la actriz y profesora de teatro Roxana Randón, debutó en el cine a los 16 años en la película "La noche de los lápices", sobre la represión estudiantil durante la dictadura argentina.

Desde entonces no parado de trabajar, y ahora vive más bien en Argentina, adonde le llevaron los rodajes de "Las viudas de los jueves" y "El corredor nocturno", sendas coproducciones con España que acaba de presentar en su país de adopción.

En España también completará estos días el rodaje de "No retorno", en la que da vida a un ventrílocuo al que un accidente condiciona radicalmente su vida; "es una película que habla de cómo se puede aplicar cada uno el sentido de la justicia", explica el actor.

El buen nivel del cine argentino en los últimos años, refrendado por el reciente Óscar para "El secreto de sus ojos", lo achaca Sbaraglia al "trabajo autoral", porque, a su juicio, el argentino mira ahora "bastante a su alrededor", algo que tiene que ver, a su vez, con el hecho de "estar lejos de la dictadura".

Para el protagonista de "Intacto", se han reconstruido en Argentina "muchos lazos culturales, sociales e intelectuales que ayudan al entendimiento y la comprensión del lenguaje", porque "la dictadura, en cualquier país del mundo, mata ideas, ingenio...".

No es una tarea acabada, señala, y añade: "nadie puede estar contento con el proceso de justicia social e ideológico que se está viviendo en Argentina".

Sobre el juez Baltasar Garzón, recién suspendido de sus funciones por la Justicia española, Sbaraglia explica que "en Argentina se le respeta mucho", porque ha hecho cosas absolutamente "pilares" para "los derechos humanos" y recuerda el caso del ex militar argentino Adolfo Scilingo, encarcelado en España por delitos de lesa humanidad durante la dictadura.