Martes, 18 de Mayo de 2010

Una británica confiesa haber matado a sus hijos en Lloret

Las pesquisas indican que presuntamente asfixió a los dos niños, de 1 y 5 años

LLUISA FUENTES ·18/05/2010 - 16:13h

 

Los Mossos d'Esquadra detuvieron ayer en Lloret de Mar (Girona) a una madre, de origen británico, que confesó haber matado a sus dos hijos un niño nacido en Barcelona que hubiera cumplido un año de edad el próximo verano y una niña de cinco años y medio. Los cadáveres aparecieron en la habitación de un hotel del paseo marítimo de esta población de la Costa Brava, donde la familia pasaba unos días de vacaciones sin el acompañamiento del padre.

La Policía Local de Lloret recibió el aviso de que se había producido un parricidio alrededor de la una y media de la tarde. Fue la propia madre la que alertó del suceso; bajó a la recepción del hotel y pidió que avisaran a la policía y a una ambulancia.

Más tarde, llegaron los Mossos d'Esquadra, que se hacen cargo de las tareas de investigación. Al entrar en la habitación 101 del hotel Miramar, tal como había indicado la mujer, los agentes hallaron los cadáveres de los dos niños encima dela cama, tapados con una sábana y aparentemente sin señales externas de violencia.

Las primeras hipótesis que barajan los investigadores apuntan a que la mujer asfixió a sus hijos, aunque este extremo deberá ser confirmado mediante la autopsia.

Impacto de los hechos

La policía acordonó los alrededores del Hotel Miramar, un establecimiento de cuatro estrellas situado en el paseo marítimo de Lloret, cerca del ayuntamiento, y sólo permitió el acceso a los clientes alojados en el establecimiento hotelero. La zona se encontraba ayer por la tarde muy concurrida, con numerosos bañistas en la playa, por lo que los alrededores no tardaron en llenarse de decenas de curiosos, entre vecinos y turistas.

Hacia las seis de la tarde, la comitiva judicial hizo el levantamiento de cadáver y el coche funerario trasladó los cuerpos de los dos pequeños fallecidos hacia el instituto anatómico forense de Girona,donde les realizarán la autopsia entre hoy y mañana.

Poco después, los mossos sacaron a la madre, esposada, y la trasladaron a la comisaría de Blanes para tomarle declaración y posteriormente conducirla hasta el juzgado. Hacia las siete de la tarde, los agentes levantaron el cerco alrededor del hotel.

Confesión de la mujer

La madre estuvo presente en la habitación mientras la policía judicial recogía ayer tarde las pruebas y las muestras del presunto doble asesinato. Tras confesar el crimen, la presunta parricida se encontraba en estado de shock, lo que dificultó la tarea de los investigadores que intentaban reconstruir el crimen y averiguar los motivos que le habrían llevado a cometer el terrible suceso.

Por otro lado, los mossos estuvieron haciendo gestiones para intentar localizar al padre de las criaturas, que en el momento en que se produjeron las muertes se encontraba en Inglaterra.

La investigación se halla bajo secreto de sumario por orden del juez de guardia del juzgado de Instrucción número 3 de Blanes (Girona), que se ha hecho responsable del caso y se centra en estos momentos en conocer el método que habría utilizado la madre para acabar con la vida de los niños, informa Efe.

El ayuntamiento de la ciudad ha lamentado el suceso públicamente. Cerca de las ocho de la tarde, un ramo de flores depositado en la puerta del hotel con una inscripción en inglés homenajeaba a las dos pequeñas víctimas.

Por su parte, el director del establecimiento constató el "susto" que vivieron en el Miramar y confirmaba que el hotel estaba prácticamente completo. No quiso hacer más declaraciones.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad