Martes, 18 de Mayo de 2010

Mourinho sube las apuestas con sus éxitos con el Inter

Reuters ·18/05/2010 - 06:29h

Por Mark Meadows

El Inter de Milán se adjudicó este fin de semana su quinto título consecutivo en la Serie A italiana de fútbol gracias a la rápida integración de las nuevas contrataciones y los conocimientos tácticos del técnico Jose Mourinho, lo que hará que otros clubes pongan mayor énfasis para tener al portugés.

Esta temporada el Inter, que tiene la oportunidad de lograr un triplete de trofeos sin precedentes en Italia si gana el sábado la final de la Liga de Campeones, es un equipo radicalmente diferente del que Mourinho guió al "scudetto" en su primera campaña en el cargo el año pasado.

En la primera mitad de 2009 el conjunto "nerazzurro" enviaba pelotazos al delantero sueco Zlatan Ibrahimovic, pero desde su partida al Barcelona en julio, el Inter se convirtió en una plantilla que privilegia los pases junto a la misma potencia física y sólida defensa que solía tener.

Fiel a su estilo, Mourinho ha mantenido las polémicas en medio de su batalla con medios italianos y el "establishment" del fútbol, que no han podido adaptarse al extrovertido carácter del portugués.

Increíblemente para alguien tan hablador, el entrenador dejó de realizar conferencias de prensa a nivel local durante tres meses debido a su frustración por las críticas a su emotivo comportamiento.

Pero en el santuario construido en el campo de entrenamiento del Inter, Mourinho tiene una relación muy diferente con sus jugadores y se describe a sí mismo como un trabajador obsesivo, analizando todo por el bien del equipo.

"No pienso que sea un fenómeno, pero he trabajado duro para ayudar a mi equipo. Nunca he llorado. Siempre trabajé duro para obtener resultados con mis jugadores", manifestó Mourinho.

Pese a su compromiso durante la temporada, diversos medios dicen que el técnico luso podría irse al Real Madrid en las próximas semanas, y él mismo ha admitido que no sabe si continuará en el Inter.

REFUERZOS BRILLAN

Samuel Eto'o, Diego Milito, Thiago Motta, Lucio y Wesley Sneijder llegaron al conjunto milanés esta temporada y todos se adaptaron rápido hasta convertirse en titulares importantes.

Mourinho transformó la pérdida de Ibrahimovic en algo positivo al ampliar el estilo de juego del Inter, intercambiando un ataque con dos y tres delanteros según las necesidades, para lo cual también ayudó la llegada del macedonio Goran Pandev en enero.

La goleada 4-0 conseguida en agosto en el derbi ante el AC Milan fue el primer ejemplo de cómo los nuevos refuerzos se habían adaptado rápido y eso se ratificó encabezando la tabla de posiciones hasta febrero.

Eto'o no pudo brillar pero como recompensa colaboró con su esfuerzo, mientras el argentino Milito sumaba un gol tras otro y el holandés Sneijder demostraba lo equivocado que había estado el Real Madrid al dejarlo ir.

principal rival al título- puso al "scudetto" fuera de las manos del campeón defensor.

Sin embargo, Mourinho no entró en pánico y sus futbolistas lo recompensaron con excelentes actuaciones para alcanzar la final de la Liga de Campeones, con el título en la Copa de Italia y la recuperación del primer puesto en la Serie A.

"Tenemos mucha confianza en nosotros mismos y ahora tenemos este gran técnico que puede transformar al equipo de cualquier manera", declaró a Reuters el centrocampista Sulley Muntari.