Lunes, 17 de Mayo de 2010

Irán hace una oferta nuclear ante el escepticismo de Occidente

Reuters ·17/05/2010 - 20:13h

Irán hizo una aparente concesión el lunes sobre su programa nuclear, pero las grandes potencias expresaron su escepticismo y analistas dijeron que la medida podría ayudarle a dividir a la comunidad internacional y a evitar nuevas sanciones planeadas en la ONU.

Teherán acordó con los mediadores Brasil y Turquía enviar parte de su uranio al extranjero, reviviendo un plan esbozado por la ONU para intercambiar combustible, pero aclaró que no tenía intención de suspender el enriquecimiento de uranio que Occidente sospecha que tiene por fin producir bombas.

"No hay relación entre el acuerdo de intercambio y nuestras actividades de enriquecimiento", aseguró Ali Akbar Salehi, jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán, a Reuters.

En febrero, Irán comenzó los trabajos para enriquecer uranio con un 20 por ciento de pureza. Se necesita un mayor enriquecimiento para fabricar armas.

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Ahmet Davutoglu, consideró el acuerdo como un "punto de inflexión histórico". Mientras que el primer ministro turco, Tayip Erdogan, dijo que ahora no había necesidad de más medidas punitivas contra Irán, haciéndose eco de un comunicado de Brasil.

"Mi expectativa es que después de esta declaración, no habrá necesidad de sanciones", dijo Erdogan a periodistas en Baku, a donde llegó procedente de Teherán.

El subsecretario de Asuntos Exteriores británico, Alistair Burt, dijo que Irán tiene la obligación de asegurar a la comunidad internacional que sus intenciones son pacíficas. "Hasta que Irán tome acciones concretas para cumplir con esas obligaciones, ese trabajo (sobre nuevas sanciones de la ONU) debe continuar", afirmó Burt en un comunicado.

La cancillería francesa adelantó que el acuerdo no resolvería las preocupaciones de fondo.

"No nos engañemos, una solución (...), si sucede, no hará nada para solucionar el problema que plantea el programa nuclear iraní", dijo en un comunicado el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores francés Bernard Valero.

El presidente ruso, Dmitry Medvedev, expresó una preocupación similar. "Una pregunta es: ¿Irán enriquecerá uranio por sí mismo? Por lo que yo entiendo de responsables de ese Estado, esos trabajos van a continuar. En este caso (...) podrían seguir esas inquietudes que tuvo previamente la comunidad internacional", dijo.

"Después de ésto, necesitamos decidir qué hacer: ¿Son suficientes estas propuestas o se necesita algo más? Entonces creo que una pequeña pausa en este problema no hará ningún daño", indicó.

Analistas dijeron que el acuerdo podría permitir a Irán evitar nuevas y más duras sanciones y ayudar al Gobierno a reafirmar su autoridad tras meses de disturbios y oposición que siguieron a las elecciones presidenciales de junio del 2009.

Un portavoz de la Comisión Europea afirmó que el acuerdo entre los líderes de Irán, Turquía y Brasil puede ser un paso en la dirección correcta, pero que es necesario ver detalles.

¿ULTIMA OPORTUNIDAD?

Lula; Erdogan y el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, lograron el acuerdo tras horas de negociaciones en Teherán, informó la prensa estatal iraní. Tanto Turquía como Brasil son miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.

Irán dijo que acordó enviar 1.200 kilos de su uranio poco enriquecido a Turquía dentro de un mes y recibirá a cambio, en un año, 120 kilos de combustible nuclear enriquecido al 20 por ciento que será usado en un reactor de investigación médica.

Irán, que asegura que su programa atómico tiene fines pacíficos, había insistido previamente en que dicho intercambio debía tener lugar en forma simultánea y en su territorio.

"Irán expresó su disposición a depositar su LEU (uranio levemente enriquecido) dentro de un mes. Sobre la base del mismo acuerdo, el Grupo de Viena debe entregar 120 kilogramos de combustible requerido para el reactor de investigación de Teherán máximo un año después", dijo un comunicado conjunto.

El presidente brasileño dijo que el acuerdo constituye una victoria de la diplomacia. "Fue una cosa extraordinaria. Creo que la diplomacia salió vencedora hoy", afirmó.

Ahmadineyad convocó a las seis potencias mundiales encargadas de evaluar el caso del programa atómico de Teherán a iniciar nuevas negociaciones. "Deberían saludar el gran evento que tuvo lugar en Teherán y distanciarse de la atmósfera de presión y sanciones para crear una oportunidad de interacción y cooperación con Irán", declaró.

Washington, que ha liderado los esfuerzos para imponer nuevas sanciones con el apoyo de Rusia y China, miembros permanentes del Consejo de Seguridad, dijo que Estados Unidos y sus aliados tienen serias preocupaciones sobre el programa nuclear de Irán, aunque consideró el acuerdo como un paso positivo.

Las potencias mundiales habían instado a Irán a aceptar un acuerdo del OIEA para enviar al extranjero 1.200 kilos de su uranio de bajo enriquecimiento para transformarlo en combustible para su reactor de investigación médica.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consideró el acuerdo como "alentador", pero nuevamente llamó a Teherán a cumplir con las resoluciones del Consejo de Seguridad, según el portavoz del jefe de Naciones Unidas Martin Nesirky.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad